Ver fondo
[x]

Aradia Evangelio de las Brujas Cap 11 fanfic fanfic


2015-08-18 Popularidad 980 Visitas


La Casa Del Viento

La historia siguiente no pertenece al Evangelio de las Brujas, pero la agrego como
confirmación del hecho que el culto a Diana existió durante mucho tiempo junto con
la Cristiandad. El título que figura en la original la Sra., que fue escrito por
Magdalena, después de haberlo oído de un hombre que era nativo de Volterra, es
La Peregrina de la Casa del Viento. Puede agregarse que, tal como se relata en el
cuento, la casa en cuestión todavía sigue en pie.
Hay una casa de campesinos en la subida a Volterra, que se llama la Casa del
Viento. Cerca de allí hubo una vez un pequeño palacio, en donde vivió un
matrimonio con su hijo, una niña a la que ellos adoraban. Si a la pequeña le ocurría
cualquier cosa, aunque solo fuera un simple dolor de cabeza, se preocupaban y
sufrían temiendo lo peor.
Poco a poco la niña fue haciéndose mayor y todo lo que pensaba su madre, que era
muy devota, era que la jovencita tenía que ser monja. Pero a la muchacha no le
gustó esto, y le dijo a su madre que lo que quería era casarse como hacían las
demás chicas. Un día, cuando miraba por su ventana, vio a los pájaros
revoloteando y trinando en las vides y entre los árboles muy alegremente, y
entonces le dijo a su madre que algún día desearía tener una familia de pajarillos
propios revoloteando alrededor de su alegre nido. La madre estaba tan enojada que
le dio un bofetón. La joven lloró, pero le contesto a su madre vivamente que si la
golpeaba y la maltrataba, pronto encontraría la manera, con toda seguridad, de
escaparse y casarse porque ella no tenía la más mínima idea de ser monja.
Al oír esto la madre se asusto seriamente, ya que ella conocía perfectamente el
temperamento de su hija, temió que la muchacha no tuviera ya un amante y el
escándalo que eso significaría; y los chismorreos que habría de ello por todas
partes, entonces pensó en una señora mayor, de buena familia pero autoritaria,
famosa por su inteligencia para enseñar y por su poder de persuasión y pensó “
Esta será la persona justa para inducir a mi hija a ser piadosa, llenará su cabeza de
devoción y hará de ella una monja.” Así que llamó a esta hábil persona que designó
inmediatamente como institutriz y asistente constante de la señorita, quien, en vez
de pelearse con su guarda, se hizo fiel a ella.
Sin embargo, no todo en este mundo va exactamente como nosotros querríamos, y
nadie sabe qué pez o cangrejo puede esconderse bajo una piedra en el río. Por lo
que aconteció que la institutriz no era católica en absoluto, como en su momento
parecía, y no fastidió a su alumna con ninguna amenaza de una vida de monja ni
siquiera con la aprobación de ello.
Y sucedió que la joven, que tenia el hábito de mentir, se despertó en una noche de
luna llena para oír como los ruiseñores cantaban y oyó a su institutriz en la
habitación de al lado, y como que la puerta estaba abierta, entró y la vio a fuera en
un magnifico balcón. A la siguiente noche sucedió lo mismo, y elevándose muy
suavemente sin ser vista, contempló a la dama que rezaba arrodillada a la luz de la
luna llena, lo que le pareció una conducta muy singular, y tanto más por el hecho
de que las palabras que pronunciaba la dama arrodillada no podían ser entendidas
de la mas mínima manera y que seguramente no formaban parte de ningún acto
relacionado con la iglesia.
Y habiendo pensado mucho sobre tal extrañeza, por fin, con tímidas excusas, le
pregunto a su institutriz sobre lo que había visto. Entonces esta, después de
reflexionar durante unos momentos, y comprometiéndola a guardar secreto a vida
o muerte, le dijo que era una cuestión de gran peligro y le hablo de la siguiente
manera:
"Yo, como tu, cuando era joven fui instruida por los sacerdotes para adorar a un
dios invisible. ¿Pero una anciana con quien tenía mucha confianza me dijo una vez
“por qué has de venerar a un dios al que no puedes ver cuando ahí tienes a la luna
con su esplendor bien visible? Venérala e invoca a Diana, la Diosa de la Luna y ella
te concederá tus deseos” Esto es lo que debes hacer, obedecer el Evangelio de las
Brujas y de Diana que es la Reina de las Hadas y de la Luna”.
La Joven siendo convencida, fue convertida al culto de Diana y la Luna, y rezó con
todo su corazón para encontrar un amante (aprendió el conjuro de la diosa), pronto
fue recompensada con la atención y la devoción de un valiente y rico caballero,
verdaderamente era el pretendiente que cualquiera podría desear. Pero la madre,
que fue poseída mucho más por su carácter vengativo y su vanidad que por la
felicidad de su hija, enfureció de tal manera con este acontecimiento que cuando el
caballero se presentó a ella, le despidió diciéndole que su hija estaba destinada a
ser monja y una monja debía ser o de lo contrario debía morir.
Entonces la joven fue encerrada en una celda de la torre sin ni siquiera la compañía
de su institutriz, y sufrió duramente un gran dolor, teniendo que dormir en el suelo
y pasar hambre y sabiendo que su madre tenía su destino en sus manos.
Entonces, en medio de esta horrible necesidad, rezó a Diana para que la libertara;
cuando de pronto ella encuentra la puerta de la prisión abierta y escapa fácilmente.
Entonces consiguió un vestido de peregrino y viajó por todas partes, enseñando y
predicando la religión de los antiguos tiempos, la religión de Diana, la Reina de las
Hadas y de la Luna, la diosa del pobre y del oprimido.
Y la fama de su sabiduría y su belleza fue conocida en toda la tierra, y la gente la
veneraba, llamándola La Bella Peregrina. Por FIN su madre, al saber de ella, y
llena de un odio como jamás lo había estado y después de muchos problemas
consiguió que la detuvieran y la encarcelaran. Y entonces con muy mal genio le
preguntó si consentiría en ser monja; a lo que la joven contestó que ya no era
posible, porque ella había dejado la Iglesia Católica y se había convertido en devota
de Diana y de la Luna.
Y viendo la madre que había perdido a su hija, la denunció a los sacerdotes para
que la atormentaran y le dieran muerte como hacían con todos los que
abandonaban su religión.
Pero la gente no estaba contenta con esto, porque ellos adoraron su belleza y su
bondad, y había muy pocos que no hubieran gozado de su caridad.
Con la ayuda de su amante ella obtuvo como ultima gracia, que la noche antes de
ser torturada y ejecutada pudiera salir con un guardia al jardín del palacio a rezar.
Esto es lo que ella hizo, apoyada en la puerta de la casa rezó a la luz de la luna
llena a Diana, para poder ser liberada de la horrible persecución a la que había sido
sometida ya que hasta sus propios padres la habían entregado a una muerte
segura.
Sus padres y los sacerdotes y todos aquellos que buscaron su muerte estaban en el
palacio atentos por el temor a que ella pudiera escaparse.
Cuándo de pronto, en respuesta a su oración se desencadeno una terrible
tempestad, un viento agobiante, una tormenta tal que ningún hombre había visto
jamás que derribó el palacio con todos los que estaban dentro, no quedó piedra
sobre piedra ni tampoco ningún alma viva de todos los que allí se encontraban. Los
Dioses habían respondido a su oración.
La joven escapo felizmente con su amante, se casó con él y la casa de campesinos
donde vivió es llamada todavía la Casa del Viento.
Esta es exactamente la leyenda tal y como yo la recibí, pero admito que he
comprimido un tanto el texto original, que se compone de veinte páginas, y que, en
cuanto al acolchado innecesario, indica una capacidad por parte del narrador para
escribir una novela de moda, moderna y mediana, aún un segundo francés valora
que dice mucho. Es cierto que en él no detallo las descripciones del paisaje, de los
cielos, de los árboles, ni de las nubes - que podría corresponder con el de Volterra –
mas es prolongado de manera que representa un regalo para él. Sin embargo, su
propia narrativa es extrañamente original y vigorosa, como lo es tal reliquia del
heathenism clásico puro, y de la sobre vivencia de la fe en la mitología antigua,
cuando todo el Helenismo usado reflejado del Aesthetes no se puede igualar. Que
un culto sobre la creencia en divinidades clásicas haya sobrevivido hasta nuestros
días en la tierra del Papado, es un hecho mucho más curioso que si un Mamut vivo
hubiera sido descubierto en cualquier rincón de la tierra, porque lo anterior es un
fenómeno humano. Estoy seguro que llegará el día, y quizás no este tan lejano,
cuando el mundo de eruditos se asombrará al considerar, aunque tarde, que un
periodo inmenso de la antigua tradición sobrevivió en la Italia Septentrional, y cuán
indiferente el culto lo consideraba; y es cierto que solo un hombre, un extranjero,
se ocupó seriamente de recopilarlo y conservarlo.
Probablemente existían muchos episodios conmovedores entre los mártires
paganos a los que forzaron a abandonar a sus queridos Dioses, tales como Diana,
Venus, las Gracias, y otros, que eran venerados por la belleza, al igual que existían
entre los cristianos que fueron lanzados a los leones. Ya que el pagano amó a sus
dioses con una compasión humana personal, sin el misticismo o el miedo, como si
ellos hubieran sido parientes consanguíneos; y había muchos entre ellos que
creyeron realmente que tal era el caso cuando alguna doncella que dado algún paso
en falso y salió de él atribuyéndolo todo a algún dios, fauno, o sátiro; lo que
resultaba muy conmovedor. Hay mucho por decir sobre el tema así como también
contra los idólatras o devotos de imágenes, tal como oí una vez definirlo a una
niña.
A cuantos les ha pasado...
NEG

De 1 a 6 que tanto te gusto?

0

De 1 a 6 que tanto te gusto?

0


Comentarios 0

Escribe un comentario


 

enviado por Nachoelgato21

sexo Sexo indefinido

pais 510 (Nivel 3)

pais 39 Gemas

Mas sobre el autor
Te gusto esto?

Mas temas de Nachoelgato21

Estadisticas: