Ver fondo
[x]

Gakusen Toshi Asterisk 01 Cap. 5 [novela] fanfic fanfic


hace 23 dias Popularidad 235 Visitas


La Espada Demoníaca del Horno Negro

Al día siguiente, Ayato se dirigió a la sala del consejo estudiantil en preparación para su prueba de compatibilidad de Ogre Lux.

"Parece que las cosas estuvieron bastante difíciles ayer, Ayato."

La cuestión relativa a la emboscada de ayer a Julis fue informada al comité disciplinario.

No era de extrañar que la noticia haya llegado también a Claudia.

Aunque el incidente había encontrado su camino en línea; "Julis derrota a atacantes misteriosos". El nombre de Saya había quedado fuera. Parecía que nadie se preocupaba por los que no eran miembros del Top Doce.

Eso era realmente de esperar, sin embargo.

"¿Cómo va la investigación? ¿Se han detenido a los autores?"

"...Para ser honesta, va a ser difícil. El comité disciplinario ya investigó el asunto muy bien, pero la otra parte parece haber sido lo suficientemente cuidadosa de no haber dejado ninguna evidencia."

"Incluso si esto es Asterisk... las acciones de ayer claramente han pasado al reino de la actividad criminal. Normalmente hablando, ¿no solo deberíamos entregar este asunto a la policía?"

El comité disciplinario seguía siendo una organización dirigida por los estudiantes, después de todo.

Cuando sus habilidades de investigación se comparaban con las de policías reales, eran, como era de esperar, decididamente carentes.

"Eso es un poco problemático también. La policía de Asterisk, la Guardia Cazadora de Estrellas, Stjarnagarmr [1], puede ser un poco prepotente."

[1] NT: Sustituiré en caso necesario "Guardia Cazadora de Estrellas" (Star Hunter Guard) por "Stjarnagarmr".

"A pesar de que ejercen la autoridad ejecutiva en Asterisk, esa jurisdicción no se extiende normalmente a terrenos escolares... en este punto, todas las seis escuelas están de acuerdo. A falta de alguna gran violación a la ley, no pueden inmiscuirse en la autonomía de la escuela."

La vista de las escuelas era equivalente a la de la propia Fundación Empresarial Integrada. Esto era de sentido común en Asterisk.

En consecuencia, hasta que se haya dado el permiso expreso por una escuela, Stjarnagarmr no entrará en instalaciones escolares.

"Excluyendo circunstancias extraordinarias... También nosotros, preferiríamos no verlos involucrarse tampoco."

"¿Con el fin de evitar sospechas no deseadas?"

"Una investigación sería bastante incómoda en efecto."

Claudia confesó abiertamente.

"A pesar de que, en lo personal, me gustaría simplemente entregar esto a la policía... Esta decisión está por encima de mi grado de remuneración, sin embargo. Sólo deseo que hubiera algo más que pudiera hacer por Julis..."

"Honestamente, ¿Por qué esa chica es tan terca?"

Ella había informado del incidente al comité disciplinario, pero había negado toda preocupación por su bienestar.

Incluso los guardaespaldas que el comité disciplinario ofreció habían sido rechazados, con la razón de que no quería ningún guardaespaldas que fuera "más débil que ella misma".

"Con el fin de proteger a las cosas que son importantes para ella, dará lo mejor. Cuando algo nuevo se presenta, ella se preocupa por perder todo lo que ya ha ganado."

"¿Las cosas que son importantes para ella...?"

"Olvídate de eso. No tiene nada que ver con el asunto en cuestión, de todos modos. No importa cómo lo vea, no puedo simplemente dejarla ser. Tal vez debería intentar hablar con ella..."

En este momento un golpe apresurado en la puerta sonó.

"... Mis disculpas, me había olvidado que había otro invitado hoy además de ti. Vamos a continuar esta conversación en un momento posterior."

Claudia abrió la puerta de forma remota a través de la consola al lado de ella, y entró una persona de lo más inesperada.

La otra parte, al ver a Ayato, no estaba menos sorprendida.

"Las solicitudes para utilizar las armas Ogre Lux requieren una cantidad de pesadilla de papeleo. Si es posible, lo mejor es hacerlo todo de una sola vez. Bien entonces, permítame presentártelo. Este es..."

Claudia, sonriendo, comenzó una introducción innecesaria.

La simple razón era que los recién llegados en la habitación no eran nada menos que Lester y sus dos lacayos.

Sorprendida por el cambio repentino en la atmósfera, Claudia inclinó la cabeza con perplejidad.

"¿Parece que ya han sido presentados?"

"Podría decirce."

"¿P-Por qué estás tú aquí?"

El regordete servil, Landy, señaló a Ayato, aturdido. Lester también lanzó una mirada sospechosa en su dirección antes de desviar la mirada rápidamente.

"Oh, sí. Nos conocemos."

El seguidor más flaco, Cyrus, asintió con la cabeza una y otra vez.

"Apresurémonos. Me gustaría evitar desperdiciar mi tiempo."

"Qué apresurado. En cualquier caso, es cierto que el tiempo es oro. Por favor, síganme."

Diciendo esto, Claudia se levantó y los llevó fuera de la sala del Consejo Estudiantil.

Al entrar en el vestíbulo, Ayato planteó una pregunta que acababa de ocurrírsele.

"Entonces, ¿Qué vamos a hacer?"

"El proceso es simple. Probamos tu compatibilidad con el Ogre Lux que selecciones, y si es mayor que 80%, puedes tomarlo prestado."

"¿Eso es todo?"

"Eso es todo."

Eso parecía bastante sencillo.

"Realmente eres estúpido, ¿Verdad? En la práctica, tomar prestado un Ogre Lux no es ni por asomo tan simple."

Caminando junto a Ayato, Lester habló en un tono lleno de desprecio.

"Si eso fuera todo de lo que se trata, entonces todo el mundo estaría intentándolo, después de todo. No, tienes que ser un Page One o un participante activo en la Festa; es decir, sólo a los más selectos se les da la oportunidad de intentarlo. Si no caes en la categoría anterior, a continuación, independientemente de si sea o no que tu calificación de compatibilidad pase el 80%... bien podría ser 0%... eso no va a suceder. En cuanto a si este mocoso tiene las calificaciones... estoy bastante dudoso".

Una alta tasa de compatibilidad era el requisito mínimo para sacar las habilidades de un Ogre Lux. A diferencia de un Lux, que cualquiera podía usar, los poderes de un Ogre Lux eran de un nivel totalmente diferente.

Los Ulm Mana Dites poseían un nivel muy alto de pureza para un Mana Dite, y por otra parte, eran capaces de hazañas normalmente sólo posibles para los Strega y Dante.

Simplemente hablando cuando se trataba de un Ogre Lux, el motivo de la prueba de compatibilidad era sencillo. La importancia de los números de compatibilidad fundamentales de uno, un valor totalmente independiente del nivel de esfuerzo ejercido, no podía ser subestimada.

"Wow, como era de esperar de alguien intentándolo por tercera vez. Eso fue sin duda muy persuasivo."

La mirada presumida de Lester desapareció en un instante ante las palabras de Claudia, sustituida por una expresión retorcida de rabia.

"¡Hmph! ¡Esta vez voy a tener éxito!"

"¡Así es, Lester! Sólo has tenido mala suerte 'hasta ahora'. ¡La tercera vez es la vencida de seguro!"

"Tú lo sabes."

La adulación descarada de Landy permitió que el estado de ánimo de Lester se recuperara.

"¿Tiene un estudiante permitido intentarlo tantas veces como quiera?"

"Mientras que reciba el permiso, sí. Desde el punto de vista de la escuela, no tiene mucho sentido en dejar que uno de sus preciosos tesoros sea

desperdiciado en alguien que no pueda usarla correctamente. Así que sí, dejando al Top Doce de lado, el proceso de selección es de hecho bastante intenso."

Así que eso es lo que era. No es de extrañar que este fuera un privilegio.

"No es como si el Top Doce estuviera sin restricción tampoco, sin embargo. Si no pueden cumplir con los requisitos mínimos, entonces no se concederá el permiso tampoco."

Finalmente llegaron a su destino, la división de equipos subterráneo situado debajo del edificio de la escuela secundaria.

Como Asterisk era una isla artificial, su ubicación actual era técnicamente bajo el agua, y por lo tanto no había ventanas.

Ayato observaba con curiosidad mientras los trabajadores de bata blanca trajinaban de ida y vuelta.

"P-Perdón. D-Debo disculparme por lo de ahora."

De repente se oyó una voz desde atrás.

Ayato volteó para ver a Cyrus, con una sonrisa modesta en su rostro.

"Lester-san no es una mala persona... es sólo que puede ser un poco rudo..."

Cyrus habló con la cabeza agachada.

"Oh, no te preocupes por ello. No hay necesidad de eso."

"Debido a que Landy-san tiene una personalidad similar, es por lo que a veces se salen un poco de control. Por lo que los dos dijeron ayer, me disculpo."

"¡Oi, Cyrus! ¡Deja de perder el tiempo!"

"¡C-Cierto! ¡Iré de inmediato!"

Lester les rugió desde su posición en la delantera.

Cyrus de nuevo inclinó la cabeza, y corrió a su encuentro.

Parecía que en su dinámica de grupo, Lester se situaba en la parte superior y Cyrus en la parte inferior.

"Ah..."

Saliendo del ascensor dentro del nivel más bajo, Ayato salió a lo que parecía ser una enorme sala de entrenamiento con un techo alto.

En un extremo estaban innumerables patrones hexagonales de lado a lado colocados, mientras que el extremo opuesto estaba hecho de cristal, revelando a una serie de trabajadores ocupados dentro, probablemente estudiantes de la división de equipos. Landy y Cyrus estaban esperando en el otro lado.

"Voy a ir primero. ¿Esta eso bien?"

"No me importa, ¿Y tú, Ayato?"

"No hay problema en absoluto. Toma la delantera."

En lo que se refiere a Ayato, verificar la existencia del Ogre Lux que su hermana tal vez había utilizado era su única razón para venir. Nada más importaba.

Lester hizo gala de su experiencia, con soltura manipuló la computadora en la esquina de la pared repleta de patrones hexagonales. Cuando apareció una ventana de espacio colosal, su rostro adquirió una expresión seria.

"¿Qué es eso?"

"Es un resumen de todas las armas Ogre Lux que se encuentran en posesión de nuestra escuela, en este momento tenemos 22 de ellas... más que cualquiera de las seis escuelas."

"Oh."

"Además de simplemente el nombre y la apariencia de cada Ogre Lux, el índice también registra sus habilidades especiales, y todos los datos en los que un usuario potencial podría estar interesado. Aquellos cuyos nombres aparecen en gris son los que ya se han prestado."

"Ya veo."

Ayato contó el número de entradas de grises.

"Actualmente hay siete estudiantes de Seidoukan utilizando un Ogre Lux, cuatro de los cuales están en el Top Doce."

En otras palabras, un tercio de la actual Top Doce eran portadores de Ogre Lux. Esto dejaba muy claro qué tipo de armas eran.

"Muy bien, ésta entonces."

En ese momento, uno de los patrones hexagonales se iluminó, se deslizó hacia la posición de Lester, emitió un sonido bajo, y sobresalió delante de la pared.

Parecía ser el mecanismo empleado para el almacenamiento y entrega de Ogre Lux.

"Eh, qué aspecto sin sentido."

"¿Sin sentido...?"

Las palabras de Claudia probablemente entristecerían al diseñador.

"¿Hmm, que extraño...?"

Los ojos de Claudia se abrieron con sorpresa.

"McPhail-kun, has seleccionado la Espada Demoníaca del Horno Negro

(Ser-Versta). No de nuevo... "

"¿Espada Demoníaca del horno Negro?"

"En efecto. 'Desintegrando todo lo que toca, cuando perfora, el mundo se volverá un purgatorio'. Esta fue una vez el Ogre Lux más temido por las otras escuelas."

"... Suena como el arma absoluta."

"Sea cual sea su reputación, solamente un contratista puede extraer su fuerza sobrenatural. Hay algo más que deberías saber al respecto, sin embargo."

Claudia le dio una sonrisa amarga.

"...Ése es el arma cuyos registros han sido alterados."

"¿¡..!?"

Lester retiró el cuerpo de activación desde el interior, llevándola con él hasta el centro de la sala, donde se volvió hacia la ventana. Ayato no podía dejar de mirar el arma en la mano.

"Así que es ese... el Ogre Lux que mi hermana una vez pudo haber ejercido."

El aspecto exterior de su cuerpo de activación no era nada especial. El único punto destacable era el color anormal de su Ulm Mana Dite. Los Lux Mana Dites eran todos de un color uniforme, verde, pero los Ulm Mana Dites venían

en una variedad de colores. El Ulm Mana Dite del Ogre Lux en la mano de Lester, por ejemplo, irradiaba una luz escarlata brillante.

"Muy bien, estoy listo."

Lester activó el arma, y lentamente comenzó a materializarse. Gradualmente se manifestó, al poco tiempo, su empuñadura apareció en su totalidad, de la que brotaba una cuchilla de luz.

Al parecer yendo contradictoriamente a su nombramiento, la Espada Demoníaca del horno Negro estaba equipada con una cuchilla de luz blanca. Por otra parte, no era simplemente una cuchilla afilada, sino más bien una enorme cuchilla de luz.

Mientras Ayato observaba la forma de la cuchilla, su corazón comenzó a latir con fuerza. Se sentía como si estuviera presenciando el nacimiento de un monstruo sin precedentes, y sus sentidos se estremecieron.

La sensación duró sólo un momento, sin embargo, ya se había ido.

¿Qué fue eso...? Ayato reflexionó, antes de salir de su fantasía por el sonido de la intercomunicación.

[La prueba de compatibilidad está lista para comenzar. Por favor, empiece.]

Con permiso para comenzar, Lester agarró la Ser-Versta con fuerza, y soltó un rugido primitivo.

"¡Uuoooooooooh!"

Ayato pudo sentir la concentración de Prana, pero Ser-versta no mostro ningún cambio.

[La Compatibilidad actual es de 32%.]

El anuncio causó la expresión en el rostro de Lester cambiara.

"¡NO TE ATREVAS A MENOSPRECIARMEEEEEEE!"

Los músculos de su brazo se tensaron y él se mordió los labios, mostrando sucesivamente una determinación de hierro para vencer, sin importar qué.

Por desgracia, Ser-Versta no pareció muy a gusto por su acercamiento, y aparentemente juzgó a este presente portador como despreciable; brilló con una violenta explosión de luz que mandó a volar a Lester.

"¡Uwaaaah!"

Operando a través de una fuerza desconocida, Ser-versta flotaba en el aire, aparentemente subestimando a Lester con desprecio.

Sus acciones eran como los de una persona que espantaba a un insecto molesto, que se había dignado a posarse en su cuerpo.

"Rechazado". Claudia murmuró.

"Creo que usted has mencionado esto antes, ¿Pero las armas Ogre Lux determinan a su propio contratista...?"

"En efecto. Y ellos se negarán a nadie con quien estimen que la comunicación es imposible."

[Nuestras últimas mediciones se leen en un 28%.]

"¡Aún no se ha acabado!"

Lester, que había sido arrojado hacia la pared del fondo, se levantó y agarró a Ser-Versta una vez más.

"Uh-oh. No creo que Ser-versta vea bien a esa actitud hambrienta de poder. No es el tipo de arma que se sometería a la fuerza u orden."

"¿Entiende lo que está pasando?"

"Yo también uso un Ogre Lux, así que más o menos."

Eso era nuevo para Ayato.

"Tanto la última vez y la vez anterior, McPhail-kun también eligió armas Ogre Lux de gran reputación, con el resultado que se ve ahora. Estos no son el tipo de armas volubles que cedan ante una sencilla sed de poder. No es que el deseo de ser más fuerte esté mal..."

Cortando sus palabras a mitad de la frase, Claudia volvió a mirar a Lester.

No importaba lo que intentaba; Ser-Versta lo convertía en una bala humana cada vez.

"¡Mierda! ¿¡Por qué!? ¿¡Por qué no me obedeces!?"

"Es probable que esa actitud es la que el Ogre Lux desaprueba. Bueno, a pesar de que el Ogre Lux definitivamente tiene bastante una fuerte personalidad, no es como que no preste atención a las órdenes en absoluto."

"¿En serio?"

"Aunque es una antigua Ogre Lux, esta sólo ha tenido dos contratistas en su historia... tres, si la cuentas a 'ella'."

"Onee-chan..."

A este punto, Lester ni siquiera podía tocar más a Ser-versta.

Si él se acercaba mucho a ella, la luz lo arrojaba a un lado.

[La compatibilidad está en un 17%.]

Habiendo oído cuán bajo habían caído sus números de compatibilidad, Lester ya no ocultó su furia.

"¡RÍNDETE! ¡CONOCE A TU MAESTRO!"

Su aullido no le benefició. Esta vez, Ser-Versta lo arrojó aún más lejos.

Después de haber sido arrojado de nuevo a la pared, no importa cómo lo miraras, esto era un fracaso.

"¡Grr...!"

[¡La Evaluación de comparabilidad está cayendo continuamente hacia 0! ¡Intentos continuos resultarán peligrosos, por favor evacuar!]

"Oh, esto no se hará. Él se ha hecho odiar a sí mismo."

Sonando nerviosa, Claudia se abalanzó antes de detenerse repentinamente.

Su razón para hacerlo era evidente; Ser-Versta, todavía flotando en el aire, había comenzado a liberar un fuego asesino.

Aunque Ayato estaba situado a unos diez metros de distancia, se sentía como si estuviera siendo asado sobre una fogata.

[¡El objeto está completamente fuera de control! ¡Por favor evacuar!]

Desde el intercomunicador llegó un grito de urgencia desesperada.

[¡El calor que está generando está aumentando rápidamente en temperatura!]

Incluso sin el anuncio, Ayato podría decir que las cosas estaban volviéndose peores.

Si las cosas continúan, ser asado por una fogata dejaría de ser sólo una metáfora.

"La cuchilla de Ser-Versta es originalmente una construcción de calor. Debido a que fue utilizada por alguien indigno, sus poderes están comenzando a filtrarse."

"¿Qué debemos hacer?"

"¿Quieres decir qué debemos hacer cuando un Ogre Lux ruge fuera de control? Seré franca; no tengo ni idea Aunque he leído acerca de que esto ocurriendo antes, esta es la primera vez que lo experimento. ¿Probablemente deberíamos correr?"

"Eso suena bien para mí..."

Actualmente la habitación se sentía como un intenso sauna.

Gotas de sudor, grandes y pequeñas, corrían por su rostro. Sintió la "mirada" de Ser-Versta, por así decirlo, sobre él; su punta apuntaba hacia él.

Parecía que había seleccionado a Ayato como su objetivo.

Aunque Ayato había enfrentado a oponentes humanos antes, esto era una espada. Tal circunstancia estaba más allá de las expectativas.

"No parece que tenga una opción."

Ayato miró a Ser-Versta, y comenzó a reunir Prana. A medida que la luz empezó a acumularse, su cuerpo fue sacudido por dolor, y su labio tembló.

Ser-versta encontró la mirada de Ayato, de repente corriendo hacia adelante en un ataque sorpresa.

Voló hacia su cabeza en un destello incandescente de aceleración, el calor brutal obligó a Ayato a entrecerrar los ojos. Él la agarró por su empuñadura, en el momento en que cambió de dirección para poner la mira en su cuerpo.

Ayato saltó rápidamente a un lado, la larga cicatriz en su uniforme era evidencia de que tan cerca había llegado.

"... ¿Supongo que este es el precio que tienes que pagar para hacer frente a estas cosas?"

"¡Oi!"

Ante las palabras de ayato, casualmente fuera de lugar, Lester gritó inconscientemente una advertencia.

Ser-Versta voló hacia arriba antes de invertir la dirección y apuñalar abajo, hacia Ayato.

Este fue un impecable ataque inevitable, o al menos eso parecía hasta que Ayato esquivó en el último momento, agarrando la empuñadura, una vez más.

"¡Caliente!"

Como era de esperar, su calor se había transferido a través de su empuñadura.

Incluso con su cuerpo protegido por Prana, todavía sentía su mano siendo quemada.

Negandose a dejarla ir, no obstante, Ayato apuñaló a Ser-Versta en el suelo.

"... Lo siento, no me gusta cuando la gente simplemente no puede tomar una indirecta; como tú, creo."

Cuando Ayato terminó de hablar, el calor en la habitación desapareció en un instante.

Ser-Versta ahora estaba completamente en silencio, como si sus antiguas acciones hubieran sido una ilusión.

"Fu..."

Todo el mundo se quedó demasiado aturdido para reaccionar, a excepción de Claudia, que aplaudió.

"Justo lo que era de esperar de ti Ayato, bien hecho. ¿Su Clasificación de compatibilidad?"

[¡N-Noventa y siete por ciento!]

"Excelente."

Claudia asintió con satisfacción, y se volvió hacia Lester.

"Así es como son las cosas. Estoy seguro de que estás insatisfecho, pero ¿Supongo que no tienes quejas, cierto?"

"..."

Lester quedó mirando con incredulidad a Ayato en sus ojos, antes de morder sus labios en señal de frustración, apretar su puño, y golpear el suelo.

-ψ-

"Muy bien, ahí vamos."

Claudia ayudó a Ayato a aplicarse antibióticos, ungüento y colocarse un vendaje sobre la herida antes de dejar ir su brazo derecho.

"¿Seguro que no quieres visitar la enfermería? Ese tipo de lesión es algo que deberías hacer que revisaran."

"Muchas gracias, esto es más que suficiente."

Ayato trató de apretar su puño derecho; el dolor ya se había ido en su mayoría.

Después de lo que acababa de suceder, la preocupación de Claudia era natural.

"Incluso si dices eso..."

Los dos una vez más en la sala del consejo estudiantil.

Cuando Ayato había tomado por la empuñadura a Ser-Versta, sufrió algunas heridas leves. Con el fin de garantizar que recibió algún grado de tratamiento, Claudia le había obligado a seguirla de su regreso a la habitación.

Los dos estaban actualmente sentados en el sofá de invitados. Claudia, por alguna razón desconocida, estaba prácticamente pegada a su cuerpo mientras le ofrecía tratamiento. Ayato planteó lo que él sentía que era una pregunta pertinente.

"¿Está realmente bien para mí usarla?"

Después de que la perturbación se había resuelto de forma segura, Ser-Versta había sido registrada para el uso de Ayato.

Dado que la totalidad del proceso de registro tardó dos o tres días, sin embargo, no la tenía con él.

"Con un índice de compatibilidad de 97%, ¿Quién va a quejarse? ¿Es que no estás feliz con Ser-Versta?"

"No, al contrario. Ser capaz de heredar la espada una vez utilizada por mi hermana, estoy más que satisfecho. Es sólo que..."

"¿Estás preocupado por lo que McPhail-kun podría pensar?"

Ayato pensó de nuevo en la expresión de disgusto suprema en el rostro de Lester cuando se fue.

"Bueno, él era claramente el que la seleccionó en primer lugar, pero ahora me la están dando a mí."

"Eso no se puede evitar. Mientras que la amistad y la cooperación son difícilmente desalentadas, recuerda que la verdadera naturaleza de esta ciudad es una de competencia. A fin de mantener la dignidad y la reputación, hay veces en las que simplemente tienes que aceptar las cosas como son. "

"Por supuesto, espero que él lo vea de esa manera."

Si se trataba de su primera reunión o esto, la impresión de Ayato para Lester no había sido una buena.

"¿Pasó algo entre ustedes dos?"

"Para ser honesto, no sólo yo. Esto implica a Julis también..."

Ayato explicó los acontecimientos de hace dos días, cuando se había convertido en el tercer eslabón en la disputa de Julis y Lester.

"Jaja. La obsesión de Lester con Julis es bastante conocida."

"Si él puede olvidar cualquier mala voluntad hacia mí, entonces eso sería genial. Es sólo que, con lo que le pasó a Julis ayer, me gustaría evitar añadirlo a su carga."

"... ¿Crees que el autor de los ataques podría ser McPhail-kun?"

En respuesta a la pregunta de Claudia, Ayato rió.

"Nunca dije eso. Es cierto que el atacante de Julis de ayer también era grande en estatura, pero asumir que era Lester por sólo eso sería demasiado."

"Pero ¿no tiene motivos? Después de perder ante Julis, y teniéndola rechazando sus solicitudes para un duelo, definitivamente se resentiría mucho. Eso es algo que cualquiera puede decirte."

"Y es exactamente por eso que creo que no es él, Lester lleva un resentimiento feroz contra Julis, y sin embargo ella siempre sale vencedora. Él quiere demostrar su superioridad sobre ella, algo que no puede lograr si se esconde y le tiende una emboscada... tal cosa no tendría sentido. Aparte de eso, tampoco siento que esa manera de hacer las cosas coincida con su estilo. Yo diría que prefiere mucho más un duelo directo con una multitud de curiosos mirando."

"Entonces, ¿Por qué esto crearía un problema para Julis?"

"Quien sea el atacante, están dirigidos a las grietas en su armadura. Eso, por supuesto, es natural; Julis es profundamente fuerte. Si fueran a ir tras ella directamente, la probabilidad de éxito se reduciría enormemente. Por otra parte... incluso si es Julis de quien estamos hablando, una vez que empieza un encuentro, no tiene más remedio que centrar toda su atención en su oponente inmediato".

"Justo a tiempo para un ataque sorpresa."

"No fue hasta que su duelo conmigo o su encuentro con Saya que ella cayó en una emboscada. Si fuera provocada lo suficiente, existe la posibilidad de que pudiera luchar contra Lester una vez más, exponiéndose a un ataque."

"Ya veo. Qué comprensión tan increíble"

Claudia asintió con admiración.

Si no fuera su imaginación, sus acciones eran como las de un maestro, alabando a un estudiante por hacer bien.

En otras palabras, todo lo que había dicho estaba en el terreno de la expectativa de Claudia.

Todo el tiempo, Claudia había mantenido una postura perfecta mientras estaba frente a Ayato.

"Ayato, dado tu buen juicio, tengo un favor que me gustaría pedirte. ¿Podrías reservar un poco de tiempo más tarde esta noche?"

"¿Eh? Ah, uh, seguro. ¿Ahora no es un buen momento?"

"Lo que tengo que discutir contigo es privado. Te notificaré de la hora exacta y el lugar más tarde."

Si era sólo una cuestión de privacidad, su ubicación actual debería estar bien...

Los pensamientos de Ayato fueron vistos limpiamente a través por Claudia.

"Las paredes tienen oídos. Un lugar como este, donde la intriga se manifiesta, no puede ser considerado un lugar seguro."

-ψ-

Más tarde esa noche, justo antes del toque de queda, el celular de Ayato sonó.

No dispuesto a permitir que Eishirou escuchara su conversación, en voz baja escapó.

Afortunadamente, los edificios de secundaria estaban desbloqueados.

[Lo siento por llamar tan tarde. Después de que nos separamos, tuve que atender otra reunión.]

Apareció una pantalla de espacio, a través de la cual vino una voz.

"Por mí está bien, ¿Aunque estás segura de que no es demasiado tarde?"

Incluso si las puertas no estaban cerradas, estaba todavía más allá del momento en que se les permitía salir de sus dormitorios.

[Tienes razón, por lo que el tema de la ubicación es un poco molesto. Voy a necesitar que vengas aquí en persona.]

"¿Y dónde sería?"

[Mi habitación]

"... Cuando dices habitación, ¿Te refieres a tu habitación en los dormitorios?"

[Es correcto. Mi habitación está en el lado sur-este del edificio, en la planta superior. Voy a dejar mi ventana abierta, así que ven...]

Dijo Claudia con franqueza.

"La última vez que los visité, me metí en un gran lío."

Por otra parte, al menos, la última vez podía alegar ignorancia. Esta vez él sabía que estaba violando las políticas de la escuela.

[No te preocupes, soy diferente a Julis. Yo no voy a pelear contigo.]

"... Eso no es a lo que me refería."

No había otra forma de verlo; la presidenta del consejo estudiantil incitando a otros a violar las pautas de la escuela no era algo bueno.

[Bien entonces. Te estaré esperando.]

"¡E-Espera! ¿¡Claudia!?"

La otra parte ya había finalizado la llamada.

Además, ella había rechazado todas sus objeciones. Ayato sostuvo su cabeza entre sus manos. No imaginaba como las cosas irían a este ritmo. Es cierto, sin embargo, le había dado un vistazo al modo de pensar de Claudia, así como se ve la evidencia de su confianza en él.

Quedándose sin ninguna otra alternativa, Ayato se abrió paso a los dormitorios femeninos.

"Si soy visto por Julis en esta ocasión, no quedará nada de mí que encontrar."

A primera vista, los dormitorios de las chicas no eran muy seguros. Este era sólo el caso, sin embargo, debido a la elección de la escuela de un sistema de seguridad no podía tomarse a la ligera.

Para los Genestella, los sistemas de seguridad tradicionales no eran algo tan difícil de traspasar. Dicho esto, serían tan estrictos, que interferirían con la calidad de la vida cotidiana. En cambio, la Academia Seidoukan optó por una ruta diferente.

Después de considerar estos puntos, se decidió que dentro del dormitorio de las chicas se colocaría un sistema de alerta.

Cualquier chica en el dormitorio podría activar la alarma, inmediatamente notificando a la cercana estación de guardia. Este detonador de alerta también estaría instalado en el Mana Dite del Lux de cada chica. Por ejemplo, una chica podría informar que ella había "regresado para encontrar su habitación hecha una ruina", de esto se infería que "algún grupo desconocido había entrado por la fuerza."

Después de recibir un informe del incidente, los guardias de seguridad requerían solamente un promedio de dos minutos antes de llegar y dispensar disciplina dura e implacable.

Pensando en esto, Ayato susurró unas silenciosas gracias en su corazón para ese rayo de esperanza del incidente anterior, sabiendo, que Julis no había llamado a seguridad.

Hablando de eso, aunque el sistema de alerta de Julis estaba definitivamente activo en ese momento, había tenido la confianza de resolver los asuntos por su cuenta, sin ayuda externa.

"Parece que he llegado. Ya he estado aquí una vez antes, así que al menos me siento más familiarizado con el entorno, pero... ¿Hacerlo no me hace simplemente un común pervertido?"

Llegando al dormitorio, escaló una pared desapercibido como una salamandra, teniendo cuidado de no hacer ruido, antes de que por fin llegar a la planta superior y la habitación designada.

Él golpeó ligeramente la ventana, pero no era necesario. Fiel a su palabra, estaba abierta la ventana de Claudia.

Esto expone la falla en el sistema de alerta, si una chica quería que un chico entrara, era trivial hacerlo.

Aunque Ayato tenía sus propias ideas sobre la moralidad de lo que estaba haciendo, parecía muy poco probable que los guardias de seguridad vieran con buenos ojos sus acciones.

"¿Claudia? Voy a entrar."

Ayato dio aviso previo, pero no llegó ninguna respuesta.

Debido a que mantenerse en la orilla de la ventana era bastante difícil, tomó la prerrogativa de entrar a pesar de no haber recibido una respuesta.

La habitación era mucho más amplia de lo que era su propia habitación, y elegantemente amoblada. Incluso si esto era técnicamente una "habitación compartida", se sentía infinitamente más como una habitación en un hotel de primera clase. Las diversas decoraciones y baratijas esparcidas por la habitación eran igualmente de clase alta, dando a uno una apreciación por el sentido de la estética de su dueña.

Pero la dueña no estaba a la vista, sin embargo.

"No me digas que no está aquí..."

Al lado había una puerta a otra habitación, probablemente el dormitorio. Mientras consideraba si entraba, la puerta se abrió de repente.

"Oh, bienvenido. Me disculpo, acabo de terminar de ducharme."

"..."

De la recién aparecida Claudia, brotes de vapor se levantaron con suavidad. Por otra parte, ella actualmente sólo llevaba una bata de baño.

Esta bata estaba hecha de un material adecuadamente ligero, y su pecho se tambaleaba visiblemente con cada movimiento.

Además, como el dobladillo de la bata de baño era más bien corto, sus muslos eran claramente visibles. Su piel estaba colorada con un calor suave, irradiando una sensualidad innecesaria.

"Voy a cambiarme. Por favor, siéntete libre de mirar alrededor lo que quieras."

El cabello de Claudia estaba todavía un poco húmedo, y a la luz, parecía brillar encantadoramente. Mientras ella descuidadamente pasó por Ayato, su cuerpo se puso rígido.

"... ¿¡Cómo diablos se supone que debo mantener la calma así!?" Ayato quería gritar en voz alta, pero no era como si él fuera capaz de evitar la situación con sólo eso.

Además, tales gritos sólo empeorarían la situación.

"Gracias por la espera. Por favor, toma asiento."

"... Entendido."

Los dos mantuvieron su silencio cuando entraron en el dormitorio.

Ayato había tenido algún mal presentimiento, pero incluso él nunca podría haber esperado que el "cambiarse" de Claudia consistiría solamente en añadir una manta encima de su bata de baño. Ella se sentó en su cama.

"Realmente no sé cómo decir esto, pero realmente deberías ponerte más ropa..."

"Esto es lo que yo siempre llevo en mi habitación."

Se sintió insoportablemente grosero si fuera a simplemente continuar mirándola, ataviado como estaba.

No es que él creyera que cambiaría algo simplemente por su comentario.

Suspirando, él se sentó en el sofá. Claudia tuvo la oportunidad de preparar una copa de vino en el que vertió un líquido de color rubí.

"Hay suficiente para ti también. ¿Quieres un poco?"

"Preferiría no tomar sustancias misteriosas, si es posible."

"Jaja. Muy sabio de tu parte."

Era mejor mantenerse alejado de ese tipo de cosas.

"Pero aún así, esta es una gran habitación. ¿Es ese uno de los privilegios de ser presidenta del consejo estudiantil?"

"No. Más que el presidente del consejo estudiantil, este es un privilegio de ser una Page One. Todos en el Top Doce tienen una habitación como esta, y lo que es más, los gastos de vida son bastante preferenciales también."

"Ya veo, así que Claudia es también una Page One."

Claudia le dio una sonrisa solitaria.

"Estoy herida. ¿Debo tomar eso como que Ayato no tiene el menor interés en mis asuntos?"

"L-Lo siento."

"Olvídalo. Esta posición de presidenta del consejo estudiantil puede ser bastante molesta a veces; es raro que pueda hablar con libertad."

"Entonces, ¿Por qué aceptaste el nombramiento?"

"Porque me gustan las cosas molestas."

Claudia reveló una sonrisa profunda, y con gracia cruzó las piernas.

La vista cautivadora inconsciente hizo entrar en trance a Ayato por un momento, pero, no obstante, mantuvo un carácter tranquilo mientras hablaba.

"En otras palabras... ¿El favor por el que querías preguntar tiene que ver con esas 'cosas molestas'?"

"Supongo que cuanto antes discutamos las cosas, mejor. Por favor, echa un vistazo."

Claudia jugueteó con su teléfono, se abrió una pantalla de espacio en el aire. En la pantalla aparecieron los rostros de varios estudiantes.

"Estos son los estudiantes que se habían inscrito para el próximo Phoenix. A pesar de que no son miembros del Top Doce, caen en las filas superiores de las Named Charts. Son estudiantes en quien habíamos colocado las máximas expectativas."

"... ¿En el pasado?"

"En efecto. Perdieron en batallas que los dejaron en el hospital."

Ella suspiró, y cerró la ventana.

"Las razones son variadas, por ejemplo, accidentes o lesiones sufridas durante una pérdida, etc. Aquí en Asterisk, este tipo de cosas son bastante común. Sin embargo, nuestras investigaciones han puesto de manifiesto una cierta rareza común en este incidente."

"La interferencia de un tercero, ¿Cierto? Al igual que mi pelea con Julis".

"Exactamente. El ataque de ayer fue la primera vez que se mostraron abiertamente; en general, su MO [2] preferido era usar un francotirador como durante tu duelo con Julis. Dada la uniformidad del MO, la probabilidad de que estemos tratando con un único autor es extremadamente alta."

[2] NT: MO: Modus Operandi, método específico de actuar una persona o un grupo para alcanzar un objetivo.

Ayato pensó por un momento.

"¿Alguna evidencia?"

"Ninguna. Además, todas las partes afectadas han rechazado cualquier y toda asistencia."

"¿Por qué es eso?"

"Bueno... los estudiantes de esta escuela son, ¿cómo puedo poner esto? En pocas palabras, son los miembros más peculiares de la Starpulse Generation. Ellos confían en sus propias capacidades por defecto. Todos están esperando hasta que estén completamente curados para dar caza al atacante por su cuenta, y saldar la deuda."

"No hay duda, es bastante molesto."

"Una explicación más completa requeriría mirar las cosas desde otro punto de vista, pero en su mayor parte, eso es prácticamente todo."

La dificultad era que entre aquellos estudiantes con un cierto nivel de habilidad, había sin duda los que sostenían posiciones entre el comité de disciplina, pero el atacante había seleccionado clara e intencionadamente aquellos estudiantes con personalidades solitarias.

"Hay algo más de lo que necesito hablar. El comité disciplinario ya ha investigado tanto a McPhail-kun y a Landy Hooke-kun como posibles autores del incidente de ayer. No tienen coartadas."

"Aún no crees que fueron ellos, sin embargo."

"No, no lo hago. Tampoco tú."

Claudia sonrió con alegría.

"Hay algo extraño acerca de lo que acabas de decir. ¿Por qué no es Cyrus, un sospechoso? Los tres de ellos están pegados a la cadera después de todo."

"Cyrus Norman-kun tiene una coartada perfecta. Estaba en su habitación todo el tiempo, trabajando duro. Su compañero de cuarto puede dar fe de ello."

"Es así... Bueno, sin un claro paso siguiente, no hay nada que podamos hacer, sino 'dejar que la otra parte haga el primer movimiento'."

"Es como dices. Afortunadamente, hay una cosa de la que podemos estar seguros. La identidad del próximo objetivo ya es conocido por nosotros."

"...Julis."

"Cierto. Este atacante se aprovecha de la situación para acabar con su objetivo, sin necesidad de revelarse a sí mismo. Si él fuera un miembro del Top Doce, no habría necesidad de todo esto. En otras palabras, el autor tendría un momento difícil en un enfrentamiento directo, pero de alguna manera todavía tiene que acabar con los estudiantes calificados. De esto, podemos inferir..."

Ayato rellenó las piezas.

"Están actuando bajo la dirección de otra escuela. ¿Estoy en lo cierto?"

"¿Otra escuela?"

"Por otra parte, deben ser estudiantes de la nuestra. Ya que todos los incidentes han tenido lugar en las instalaciones escolares, habría sido demasiado evidente y demasiado peligroso lo contrario."

"Pero entonces..."

La relación entre las seis escuelas que compiten en Asterisk, la Academia Seidoukan, la Academia St. Garrardsworth, la Academia Allekant, el Instituto World Dragon Seventh, el Instituto Le Wolfe Black, y la Academia de Mujeres Queen Veil, difícilmente podría ser llamada buena.

Ya que estaban constantemente compitiendo unas con otras, este resultado era natural. Dicho esto, no era hasta el punto donde cometieran tales infracciones ilícitas descaradamente contra otros.

"Definitivamente no se puede descartar esa posibilidad. Las disposiciones de la Stella Carta no obstante, la historia ha demostrado que, dada la oportunidad, ninguna escuela dudaría en tomar cualquier acción que considere necesaria, sin importar cuán deplorable sea."

Ayato frunció el ceño.

Si él la entendió correctamente, "lo que considere necesario" parecía referirse incluso a atacar a sus propios compañeros.

"Podemos eliminar tanto a St. Garrardsworth y Queen Veil de inmediato. Dada su reputación, tienen demasiado que perder para hacer algo como esto, y muy poco que ganar. Este tipo de ataque furtivo es definitivamente típico de Le Wolfe, pero actualmente están concentrados en el Lindwurm; dudo que fueran a gastar el esfuerzo necesario para esto. Eso deja sólo a Allekant y al Instituto World Dragon Seventh... Hmm, voy revisar esto un poco más... "

"¿Está bien de cualquier manera?"

"Sí, sólo tenemos que tener cuidado de no extralimitarnos mientras los traemos amarrados."

Habiendo hablado hasta aquí, Claudia volvió a mirar directamente a Ayato.

"A decir verdad, esta Academia Seidoukan es una organización gestionada directamente por la Fundación Empresarial Integrada. Sin la aprobación explícita, el alcance de nuestras acciones es bastante limitado por cierto. El comité disciplinario concede más autonomía, pero en caso de que actúen, existe la posibilidad del otro se dé cuenta. La Fundación Empresarial Integrada mantiene un ojo muy cerca de los asuntos."

Claudia se encogió de hombros.

"No es suficiente simplemente identificar a la escuela en las sombras detrás de nuestro atacante, tal cosa no tiene sentido. Necesitamos pruebas de sus conspiraciones. Cualquier otra cosa es nuestra pérdida, y créeme, la Fundación Empresarial Integrada no perdona el fracaso..."

"En otras palabras, hasta que tengamos esa evidencia, no podemos pasar al atacante."

"Mirándolo de otra manera, hasta entonces, la probabilidad de otro ataque es alta. Esto me lleva al favor que quería pedirte. Ayato, ¿Podrías permanecer al lado de Julis y protegerla? "

"¿Qué...?"

Ayato quedó mirando estupefacto a Claudia sin decir nada por la petición inesperada.

"Julis, sin duda, puede ser atacada de nuevo. Si está sola, cuando eso suceda, es posible que no vaya a ser capaz de manejar las cosas esta vez. Es por eso que me gustaría asegurar que ella tenga la fuerza necesaria a su lado, es decir tú. En un principio, sin embargo, esto no era algo que debería encomendar a un estudiante..."

"¿Hay alguna razón por la que tenga que ser yo?"

"Como bien sabes, esa chica mantiene deliberadamente la distancia de los demás. Afortunadamente, sin embargo, pareces ser una excepción."

"En cuanto a eso, fue sólo hasta el punto de mostrarme los alrededores de la escuela, ¿Sabes?"

Por otra parte, ella siempre parecía estar enojado con él.

"Ah... De verdad eres tonto, ¿No?"

Claudia se rió mientras se burlaba de él.

Aunque Ayato mantuvo una expresión sobria.

"Yo sé lo que quieres decir, pero... realmente no creo que este a la altura de la tarea."

"Oh, ¿Y eso por qué?"



"Mi fuerza no es lo suficiente como para que ella sea capaz de confiar."

"Qué modesto."

"Lo estoy diciendo como lo veo."

Era el caso, después de todo.

Claudia miró a Ayato antes de finalmente suspirar.

"Como he dicho antes, sólo da lo mejor de ti. Si sientes que las cosas se te están yendo de las manos, siéntete libre de huir."

"..."

"Sin nada más, estando a su lado, al menos da la apariencia de fuerza de combate adicional, ¿Verdad?"

"... Si lo pones así, entonces entiendo. Voy a aceptar pero, te lo advierto, no esperes demasiado."

"Sólo centraate en identificar al atacante para que podamos cerrar la cortina de este espectáculo."

"Bien, voy a hacer mi mejor esfuerzo."

Ayato finalmente se permitió decir.

Aliviada, Claudia sonrió.

"Por otro lado, ¿Por qué es que te preocupas por Julis así?"

"Como la presidenta del consejo estudiantil, ¿No es natural preocuparse por los estudiantes de uno?"

"¿Y la verdadera razón?"

"..."

¡Qué este mundo tuviera algo tan increíblemente suave! La piel ligeramente húmeda se adhirió a las palmas de sus manos, y aunque era sólo el más simple contacto entre ellos, la sensación era indescriptible

Claudia no habló al principio. Por último, inclinando la cabeza, contestó en voz baja.

"Soy como cualquier otro estudiante. He venido aquí para realizar mis sueños. Simplemente estoy actuando de acuerdo con ese deseo."

"Deseo..."

Las palabras de Claudia atormentaban a Ayato.

Tanto Claudia y Julis estaban luchando por la misma razón.

"Oh, eso me recuerda. No puedo simplemente pedirte un favor sin darte algún tipo de recompensa."

"¿Hmm? Oh, yo no necesito nada de eso."

Ayato rechazó su oferta, pero Claudia aún así se levantó y se acercó a él.

"¿C-Claudia?"

"Fufufu."

Con una sonrisa cautivadora en su cara, Claudia rodeó a la espalda de Ayato.

Aunque trató de ponerse de pie de prisa, ella se inclinó, y lo empujó.

"¡Uaaah!"

"En vista de que esta es una oportunidad muy rara, si me quieres a mí, está bien, ¿Sabes?"

"¡¿Qu...?!"

Un susurro dulce entró en su oído.

El cálido aliento le hizo cosquillas en la garganta cuando fue empujado de nuevo en el sofá.

A medida que Claudia se montaba encima de Ayato, la bata lentamente se deslizaba hacia atrás, dejando al descubierto sus hombros y escote. En esa habitación con poca luz, un par de ojos húmedos miraron a Ayato.

Ayato se preocupó de que si las cosas continuaban, estaba condenado. Por otra parte, la otra parte era una chica medio desnuda, actualmente empujándolo hacia abajo. Movimientos descuidados podrían resultar fatales.

"No te preocupes."+

"¿..?"Claudia tomó sus manos, y las colocó encima de su pecho.

"Mm..."

"¡..!"

 

¡Qué este mundo tuviera algo tan increíblemente suave! La piel ligeramente húmeda se adhirió a las palmas de sus manos, y aunque era sólo el más simple contacto entre ellos, la sensación era indescriptible. Si las cosas continúan por este camino...

"¡A-Altoooooooo!"

Llamándose a sí mismo de la fosa que colgaba delante de él, Ayato se escabulló de Claudia y fue a la puerta en un instante.

"¡L-Lo siento! ¡Vamos a dejarlo aquí por esta noche!"

A pesar de que no tenía la menor idea de lo que estaba haciendo, él sabía que tenía que escapar de esa situación. Si las cosas hubieran seguido...

Asimismo, no estaba seguro de cuáles eran las intenciones de Claudia. Ella había ido en serio, ¿O era todo una broma?

Era mejor para el hacerse a un lado mientras aún era seguro. Pensó en lo que su hermana le había dicho una vez antes.

"Qué pena. No es como que no me esperara esto, pero creo que las cosas no son tan simples..."

Mientras Ayato huía de la escena, oyó la voz de Claudia, pero no pudo descifrar el significado de sus palabras.

-ψ-

"En serio..."

Adhiriéndose cerca de la valla mientras escapaba de los dormitorios de las chicas, Ayato suspiró.

Como esa sensación aún persistía en su mente, Ayato negó con la cabeza vigorosamente.

"Nonono, ¡No puedo seguir pensando en eso!"

Conversando con dios sabe quién, se dio una bofetada a sí mismo con fuerza.

Cuando se trata de una "compensación" de Claudia, olvídalo.

De cualquier modo, no era como si fuera a ignorar la difícil situación de Julis.

"Ella es, después de todo, la chica con la misma mirada en sus ojos que Onee-chan."

Ahora se daba cuenta de que esa mirada revelaba la ferocidad de su determinación.

Siendo ese el caso...

"... ¡Oye!"

"¿¡..!?"

Al escuchar una llamada de voz desde arriba, quedó paralizado.

Mirando hacia arriba, vio a Julis mirando hacia abajo desde su ventana.

"¿Qué estás haciendo ahí abajo?"

"... Um, bueno, eso es..."

No había una maldita manera de que fuera a decirle que acababa de colarse en los dormitorios de las chicas.

"Lo siento, ¿Qué fue eso? No pude oír."

Dicho esto, Julis saltó.

Llevaba ropa casual, nada formal. Sus acciones, el saltar, no eran como las de una princesa tampoco.

"¡Bien!"

"... ¿Va a ser así cada vez que hablamos?"

"No seas estúpido. Darte caza como esa vez fue la primera y última vez para mí. Es sólo más conveniente de esta manera."

Cuando Julis terminó de hablar, por fin se dio cuenta de lo que tenía en sus manos.

Al darse cuenta de que había atraído la atención de Ayato, ella frenéticamente lo metió en el bolsillo.

"¿Una carta?"

"Sí, se podría decir eso."

No sonaba como si quisiera hablar de ello, pero ella, sin embargo, parecía bastante alegre.

Era, sin duda, una carta de alguien preciado para ella.

En esta era de la comunicación digital, una carta escrita a mano era un espectáculo raro.

Al juzgar por esto, su contenido probablemente estaba destinado a ser privado.

"¿Y? ¿Qué haces aquí, a esta hora?"

"... ¿Dando un paseo?"

"¿Un paseo?"

"Es una de mis aficiones, ya sabes."

Eso no era una mentira.

"Lo que sea, olvídalo. Oye, ¿Tienes algo de tiempo este domingo?"

"¿Domingo? Debería tenerlo."

Ya que se había trasladado recientemente, no tenía planes.

"Bien entonces. ¿Por qué no te muestro los alrededores entonces, como te prometí antes?"

"Eso sería genial."

Ella parecía haberse estado refiriendo a eso cuando le pidió que abandonara su día libre.

"Um, también... S-Simplemente lo estoy comprobando, pero... Soy la única a quien le has pedido que salga contigo, ¿Cierto?"

"¿Eh? ¿Por supuesto?"

"P-Porque si alguien inesperado aparece, e-eso arruinaría todo..."

Julis habló algo vacilante, pero, no obstante, entendió lo que estaba preguntando.

"Si estás hablando de Saya, no hay necesidad de preocuparse."

"... ¿Y eso?"

"¿No te acuerdas que Kyouko le dijo que tenía que tomar lecciones?"

Ante las palabras de Ayato, Julis juntó las manos.

"¡Ah, tienes razón! ¡Sí, es cierto! Bien entonces, me iré primero. Te haré saber cuándo y dónde más tarde."

Murmurando para sí misma, Julis saludó mientras caminaba hacia el interior, esta vez, a través de la puerta principal.

"Pasado mañana, ¿Verdad? Dudo que vayan a atacar fuera de las instalaciones de la escuela, pero es mejor estar seguro."

Suspirando, Ayato también hizo su camino de regreso a los dormitorios.

Ya que había dejado su habitación vacía en la noche, no había manera de que compañero de cuarto impulsado por la curiosidad fuera a dejar así las cosas.

Para cambiar su estado de ánimo, Ayato se volvió para mirar el cielo nocturno, cuyas nubes cubrían el cielo estrellado.

De 1 a 6 que tanto te gusto?

0

De 1 a 6 que tanto te gusto?

0


Comentarios 0

Escribe un comentario


 

enviado por Darkgekko

sexo Masculino

pais 37125 (Nivel 9)

pais 121 Gemas

Mas sobre el autor
Te gusto esto?

Mas temas de Darkgekko

Estadisticas: