Ver fondo
[x]

El hombre más fuerte del mundo (Cuento corto) 2/2 fanfic fanfic


hace 6 meses Popularidad 410 Visitas


Habemus cuento completo, intentaré seguir haciendo historias pequeñas que tengo en mente mientras me vicio en novelas visuales =3=


El hombre escuchó atentamente la historia mientras cada vez perdía más y más de su vida, poco a poco la luz en sus ojos fue desapareciendo, al final… No había nada.

-Así que ya llegó tu hora… Parece que es lo mismo conmigo-el dragón asiente tranquilo-Tengo remordimientos, pero por alguna razón me siento tranquilo… Solo ahora que estoy por morir siento que pude haber hecho algo, es frustrante-


-…-


-Lo vi en tus recuerdos, ese enorme deseo de venganza hacia quienes le hicieron eso a tu pueblo, ¿es eso lo que te motiva a vivir? Debiste morir desde hace mucho pero has mostrado una enorme tenacidad…no, es algo diferente, es como si tu cuerpo se aferrara a la vida con tanto esmero, tanto que incluso absorbes energía del entorno para retrasar tu muerte, pero ese método solo la está alentando, has llegado a tu fin-


-Así que…Eso era, y yo que pensé que era un gran guerrero…hahahaha-el hombre articula aquello con lo último de sus fuerzas-Yo... había ganado un objetivo en la vida…y lo perdí-


-Aun así no siento odio en tu lecho de muerte a pesar de tu sentimiento de venganza, dime tu nombre joven, eres alguien digno de ser reconocido por el clan de los dragones-


-Es de mala educación pedir el nombre…sin antes presentarse-el hombre sonríe.


El dragón asiente-Behemet, el príncipe del clan rojo-


El joven sonríe-Cristian Dael, un humano perdido en este mundo-


En ese instante, el joven vio una luz, la luz que se mostraba a todos aquellos que morían y los llevaba al purgatorio, esa luz…se apagó, el joven volvió en sí. Aun con su herida el joven ahora tenía un poco de fuerzas, suficientes para levantarse.


-Has recibido la bendición de los dragones del clan rojo, esa habilidad tuya para tomar energía del entorno, ahora debe haber sido multiplicada por cien, pero aun así morirás a este paso-


-Tú… ¿Por qué me has ayudado?-el hombre pregunta confundido.


-No importa qué hagas, no puedes ayudarme, sin embargo yo a ti si, sería deshonroso que los humanos se hagan con mi cadáver, el poder dentro de un príncipe del clan rojo… No quiero alterar el orden del mundo aún más…Pero si es a ti, siento que harás un buen uso de él y podrás cumplir mi petición-


El joven asiente, de alguna forma siente una conexión…No, una amistad con el dragón, sabe que no tiene motivos ocultos y no solo eso…hay algo más.


-Yo…Lo entiendo, cumpliré tu petición-


-Creo que ya debes tener una idea Cristian-el joven asiente-Quiero que te presentes ante el rey de los dragones y le informes sobre mi muerte, además, en un futuro estoy seguro que ambos mundos comenzarán a colapsar, es por eso que necesito que hagas algo al respecto, nuestro clan tiene prohibido atacar directamente a las demás razas sin una razón directa, pero si eres tú…Tendrás el derecho pues no eres de este mundo-


-Cerraré entre ambos mundos y evitaré que más gente sea atrapada de esta forma, además arreglaré este retorcido reino que me ha recibido con las manos abiertas-el hombre decide aquello desde el fondo de su corazón-Te lo juro por mi nombre y por el mi familia-


-Confiaré en ti-el dragón da sus últimas palabras, completamente tranquilo.


El pulso del dragón comenzó a descender cada vez más y más hasta desaparecer por completo, un último mensaje quedó grabado en las memorias de Erick.


“Fui un ser orgulloso hasta el lecho de mi muerte, sé que tú has entendido mis pensamientos, al final, cuando uno se desapega de cosas mundanas como el orgullo y lo material entiende lo que es realmente importante, eres un humano que vivió ordinariamente su vida… Pero eso no fue porque odiaras esa rutina, lo hiciste porque en realidad evitaste hacer daño a los demás, solo te interponías cuando era necesario y evitabas hacer y recibir daño, tú estabas en un extremo de la vida y yo en el otro, queriendo tener el papel del ser principal sobre el cual giraba todo, ahora veo lo equivocado que estaba.


Cuando miré en tus recuerdos entendí lo mucho que te gustaba este mundo y de alguna manera me hizo reflexionar, nosotros los dragones tenemos una perspectiva muy diferente…Ahora, tú has ganado el valor y has cambiado, pero te hace falta fuerza…Yo te la daré.


Gracias por ser mi último y único compañero de charlas”


El hombre recibió todos los conocimientos de mano directa del dragón, grabados en su mente el hombre entendió que debía hacer ahora.


Con una ceremonia para conectar sus espíritus el hombre se bañó en su sangre y recibió la bendición divina del clan dragón, la segunda máxima bendición que puede recibir un ser vivo y solo ocurre cuando este es reconocido como un igual por el dragón y este le da de su sangre.

Tomo parte su corazón y unió a él, absorbiéndolo, hizo lo mismo con su ojo izquierdo y su brazo derecho.


Eso era todo lo que su cuerpo podría soportar, un poco más y su cuerpo terminaría siendo absorbido y tomando la forma de un dragón, despojándose de su humanidad, el hombre cremó el cuerpo del dragón y a través del uso de magia convirtió su cuerpo en un gran bosque.


“Entiendo… Así que al final pudo entender el verdadero significado de la vida”


Mientras el hombre dejaba el bosque una gran figura descendió de los cielos, distorsionando el espacio, el hombre fue llevado a un lugar completamente blanco.


-Dime humano, has recibido un poder que podría alterar el curso de este mundo, ¿cuáles son tus intenciones?-


La figura frente a él era un ser de luz increíblemente gran, era al menos diez veces más grande que el cuerpo de Behemet, algo en su corazón le impedía sentir miedo de aquella figura, su corazón ahora que se había fusionado con el del dragón podía sentirlo, lo que estaba frente a él…


-Voy a impedir la llegada del Apocalipsis… Se lo prometí a un amigo, además…-el hombre cerró su puño decidido y levanto una mirada llena de determinación-Voy a corregir este imperio-

-¿Qué es lo que deseas?-

-…-

Aquella pregunta lo dejó completamente en blanco.

-Yo…-

Con el fin de cumplir su promesa…

-Lo que deseo…-

La venganza…No, es algo más allá de ello…


-Deseo…Poder, un poder más grande que el de mis enemigos, no quiero derramar sangre inocente, solamente quiero el poder para vencer a mis enemigos, eso es todo lo que deseo-


La gran figura asintió-Entonces que así sea, confío en que podrás hacer grandes cambios en este mundo-


El hombre perdió la consciencia mientras era envuelto en una luz carmesí.


--|--


Cuando despertó se encontraba en su reino devastado, aún quedaban algunos soldados saqueando las casas, buscando joyas o cualquier cosa que fuera de valor.

Lleno de una increíble ira el hombre se abalanzó contra uno de ellos.


Sin embargo no fue necesario siquiera golpearlo, el orco se volvió cenizas en cuanto conectó miradas con el hombre. Sorprendido por la situación no pudo notar cuando como una gran flecha estaba a punto de darle por la espalda.


Pero esta se volvió trizas al tocar su cuerpo.


Un cuerpo casi inmortal, increíblemente fuerte y resistente, una capacidad mágica equivalente a la del mejor mago del imperio…No solo eso, el ojo y brazo de dragón, habían varias habilidades que este había adquirido, pero fue entonces que entendió.


Lo que más importa, la bendición que adquirió del dios dragón.


-El uno por encima de todos-susurra.


Un poder que te permitiría ganar sin importar las circunstancias, no importa quien fuera su enemigo, mientras no fuera un dios él podría imitar completamente su poder y sumar el propio, de esa manera siempre sería más fuerte que su enemigo.


Con ese poder definitivamente…


Podría cambiar el imperio.


--|--


El hombre cumplió su promesa, se presentó en el núcleo del imperio de los dragones, en un comienzo se le negó la entrada hasta demostrar sus poderes, derrotó al líder de uno de los clanes más débiles y se ganó el respeto y el título de “Residente Dracon”, ahora él poseía la misma autoridad que un miembro más del reino.


Comunicó la muerte del príncipe del clan rojo y de sus intenciones, el rey dragón le encomendó la tarea de vigilar el flujo de energía en el reino del que este provenía y avisar de cualquier irregularidad, si una brecha entre ambos mundos se abría él tendría que cerrarla.


El joven regresó a su reino e impuso por sí mismo una rebelión, libró una guerra por sí mismo y salió victorioso, regresó el reino a sus antiguas manos e hizo que la paz volviera,  fue reconocido como un héroe, un enviado del cielo.


Sin embargo el gran vacío en su corazón permanecía intacto, él amaba ese mundo…Sin embargo, el mundo que él amaba, donde estaban sus seres queridos ya no existía más. No importaba los fuerte que fuera, seguía siendo humano, los deseos de estar con alguien y sus sentimientos jamás desaparecerían.


Es por eso que el hombre decidió congelar su humanidad, deshaciéndose de sus emociones innecesarios llevó a cabo un último deseo egoísta…Una venganza.


Durante todo este tiempo el hombre jamás necesitó utilizar su habilidad “El uno por encima de todos”, su poder natural era increíblemente fuerte, no era necesario, sin embargo, con el fin de traer la paz a las personas y de llevar a cabo su venganza el hombre visitó el reino que se había aliado con el pueblo de “La serpiente de la nada”

Y los aniquiló por completo.


Destruyó su llamada arma definitiva utilizando su habilidad por primera vez, en el pasado se había enfrentado a ella y terminaron en un empate, ahora, que había decidió ir en serio aniquiló a todos aquellos que habían intervenido en la destrucción de su pueblo.


El hombre dejó completamente indefenso al reino, ya no había armas, criaturas mágicas o soldados dispuestos a pelear…Llegando a la última defensa, el palacio real, un lugar donde residía el rey y los hombres más fuertes del reino.


-Hagamos un trato-


--|--


Su venganza culminó en el momento que aniquiló a todos los involucrados en la destrucción de su pueblo, el hombre decidió hacer un trato en representación de su reino y unir fuerzas de manera “pacífica”, siempre y cuando no hubiera corrupción.


Reveló a los reyes su naturaleza como “Residente Dracon” y ganó el título de “Primer Caballero Armado”, con eso elevó la calidad de vida de su reino al unirlo a uno de los más grandes imperios en el mundo.


Ahora su rango de acción se había extendido, con un margen de búsqueda mucho más amplio el hombre se dedicó a parar las pequeñas guerras dentro y en los alrededores del reino a su vez que cerraba las pequeñas puertas que se creaban entre ambos mundos.


El hombre perdió cada vez más y más su fe en las personas, por cada hombre de buen corazón que encontraba existían otros dos dispuestos a pisotear al primero y abusar de él.

Tenía el poder para cambiar el mundo, pero no podía cambiar el corazón de las personas…Fue entonces que se sintió realmente miserable, ya no había un lugar en el mundo al que pudiera llamar “hogar”.


Aun así, el hombre no perdió por completo la fe, decidió cerrar por completo su corazón y dedicar el resto de su vida a su trabajo, solamente así, el día que su vida tenga que acabar podrá regresar con su familia y sentirse orgulloso.


--|--


El hombre se convirtió en una leyenda en el reino, un hombre que había recibido la aceptación del reino de los dragones, había librado miles de batallas, la cantidad de veces que había perdido podían ser contadas con los dedos de una mano, no importaba que tan bueno fueras…no serías rival para él.


Ese hombre se había dedicado por completo a parar los conflictos, pero no mostraba misericordia para aquellos de mal corazón, no hay lugar para al arrepentimientos.

Siempre trabajando solo, su poder de batalla era el equivalente al de diez mil soldados peleando a la vez, él poseía un ojo de dragón que podría entender cualquier tipo de magia y su brazo derecho tenía una fuerza tan abrumadora que ser atrapado por él implicaba una muerte segura.


Ese hombre era el guardián del reino, todos dicen haberlo visto al menos una vez y todos le temen y comparten su pesar, dicen que ese hombre tiene una mirada que ruega salvación…Pero no hay nadie que pueda salvarlo.


En la cima de una pila de cadáveres, él puede ver por encima del horizonte, sabe más que cualquier ciudadano, ha visto la muerte tantas veces que ahora es inmune a ella, la muerte no lo desea, lo ha rechazado…El hombre se alza con una mirada perdida sobre miles de lamentos y aun así… El no podrá encontrar la salvación.


De 1 a 6 que tanto te gusto?

0

De 1 a 6 que tanto te gusto?

0


Comentarios 0

Escribe un comentario


 

enviado por Bejeveg

sexo Masculino

pais 1131 (Nivel 5)

pais 99 Gemas

Mas sobre el autor
Te gusto esto?

Mas temas de Bejeveg

Estadisticas: