Ver fondo
[x]

El hombre más fuerte del mundo (Cuento corto) 1/2 fanfic fanfic


hace 3 meses Popularidad 404 Visitas


Buenas chicos, tengo los tomos de mi novela Gardian Sempert Et Continue ya terminados, quizás suba los links para verlos online, pero estoy dudoso, es una novela demasiado larga, intentaré subirlos a mi blog poco a poco, de momento les dejo un cuento corto, es la introducción de uno de los primeros personajes que catalogué como mis favoritos, esta es su "precuela" pues es un personaje que aparecería en la segunda parte de una de mis novelas, espero les guste 

 El hombre más fuerte del mundo


Aquella persona que posee el título de “el hombre más fuerte del mundo”, cuyo nombre crea terror y hace temblar a cualquiera que conozca un poco de su historia.


~El poder de la vida, ¡Oh gran pozo de la sabiduría! ¿Es mi vida un sacrificio digno de ti?~

Un hombre normal, una casa normal, una familia normal, un trabajo normal…


Una vida completamente normal, esa fue la clase de vida que el hombre mantuvo hasta sus veinte años, todo parecía ir bien, ni rico ni pobre, ni agraciado ni desgraciado, ni afortunado ni miserable, el hombre no destacaba más que por su perseverancia, eso le daba las fuerzas para creer en un “algo”, en que algún día algo cambiaría y podría tener una vida más interesante.


Un día, mientras regresaba de su trabajo, el joven decidió parar en una tienda para comprar un café, era de noche y aún tenía pendientes en su casa. Al momento en que entró y sintió una húmeda y cálida brisa supo que algo estaba mal.


Un paisaje  digno de un videojuego con temática medieval, una ciudad rodeada por una gigantesca muralla, un campo de alfombra verde que se extendía hermosamente hasta el horizonte, animales algo inusuales pero muy parecidos a los de la tierra vagando tranquilamente por ahí.


Y allí estaba él, varado en medio de ese grandioso paisaje mientras recibía la sombra de un árbol de más de treinta metros de altura.


“Esto es un sueño, definitivamente debe ser un sueño” Pensó.


Negándose a aceptar la realidad el joven decidió tomar su vida como un juego, como si fuera algún tipo de videojuego y le siguió la corriente al mundo.


Completamente inmerso en la idea de un mundo falso no se sorprendió cuando vio a esos seres fantásticos de orejas afiladas y cabello rubio conocidos como elfos, o esas criaturas corpulentas de piel gris y naranja, con grandes cuernos y bocas enormes llamados orcos, mantuvo su postura firme aun cuando escuchó los rumores de los temidos vampiros y licántropos que tenían fama de ser agresivos y petulantes.


El joven conoció a gente maravillosa, un encargado amable de una posada que le permitió quedarse unos días e incluso le ofreció empleo, usando sus habilidades adquiridas en el restaurante donde solía trabajar se volvió famoso en las orillas del pueblo, y no solo eso, incluso podía tejer al grado de reparar prendas rotas o hacer servilletas con bonitos diseños de colores y sus conocimientos de administración adquiridos en la preparatoria lo volvieron una joyita.


Más su pasión era otra, el joven decidió invertir todo su tiempo libre en entrenar en combate cuerpo a cuerpo y espada, el padre del encargado de la posada era un antiguo jefe de tropa, el joven se volvió su aprendiz y durante varios meses aprendió a pelear a mano limpia, usando espada y escudo, espada de dos manos e inclusive  armas poco ortodoxas.


A pesar que creer que todo era un sueño el joven pensó más de una vez que no quería despertar, decidió que llegaría lo más lejos que pudiera y, cuando despertara, haría algo para cambiar su actual vida y volverla así de divertida.


Eventualmente el hombre se casó y terminó abriendo su propio local de comida, tuvo dos bellos hijos y su vida paso de unos pocos meses a varios años, los pensamientos sobre si esto era un sueño se volvieron la idea de si su anterior vida no era en realidad ese sueño.

“Ah…Realmente no quiero despertar de este sueño”


--|--


Tan solo dos semanas después la guerra entre reinos se desató, el reino donde el joven vivía no pudo aceptar que otro de los reinos humanos se aliara con la tribu de la “Serpiente de la nada” y estalló la guerra.


El pueblo donde vivían era el segundo más importante después de la capital, bastaron solo unos días para que una tribu de orcos liderados por humanos y guerreros serpientes llegara a la ciudad.


Por dos semanas el pueblo resistió valeroso a la espera de refuerzos…refuerzos que nunca llegaron, la victoria del otro reino era inminente, las tropas de parte de la tribu de la serpiente eran seres humanoides expertos en magia y con una fuerza muy por encima de un humano, si para detener un orco hacían falta cuatro personas, para detener un guerrero serpiente eran necesarios ocho.


Todos fueron a la guerra, incluido el joven que sentía un gran aprecio hacia el pueblo, sin embargo tras quince días de retención la comida comenzaba a escasear.


Fue entonces que llegó el acto final de la guerra, durante unos días corrió el rumor acerca del arma secreta con la cual el reino rival le daría fin a la guerra a menos que se rindieran, sin embargo, con el pensamiento de que esto sería una trampa para esconder el hecho de que se estaban quedando atrás nadie les creyó.


Hasta que, durante una noche, en medio de la batalla una gigantesca criatura se alzó por los cielos, un ser de cuerpo delgado de más de doscientos metros de largo, una enorme serpiente voladora de color azul brillante se alzó por los cielos.


Exhalando enormes cantidades de fuego azul incineró las entrañas del pueblo en un instante.

Para cuando el joven regresó al pueblo no quedaban más que cenizas, las llamas de aquella serpiente poseían una maldición de putrefacción, si estas llegaban a hacerte un daño considerable tu cuerpo se contagiaría y la herida nunca cerraría.


El hombre perdió a su familia, a sus amigos, su hogar…lo perdió absolutamente todo.


Fue entonces que ese pensamiento volvió a su mente… ¡Quiero despertar!


El hombre fue alcanzado por las llamas y su mano izquierda estaba a punto de adquirir la maldición, en medio de sus últimos suspiros recordó el último deseo de su esposa “Aun si nosotros no podemos continuar, deseo que tú lo hagas, un hombre ajeno a este mundo… Tú no tienes por qué cargar con el pecado que nosotros arrastramos, vive, si tú estás vivo yo podré ser feliz, ya sea aquí…o en el cielo”


De un solo golpe el hombre cortó su mano izquierda, la cauterizó y abandonó el pueblo, durante su huida tuvo que lidiar con algunos orcos y terminó herido de muerte, su vitalidad era enorme, perdido en el bosque vagó por un montón de días alimentándose de plantas y agua de ríos.


Al final, terminó cayendo inconsciente y siendo arrastrado por la corriente de un rió.


No era un sueño… Su vida, todo el tiempo que pasó aquí, definitivamente no era un sueño.


--|--


El hombre despertó bajo un cielo grisáceo, rodeado de naturaleza gigantesca, árboles que fácilmente llegaban a los cien metros en general, no había ni un solo poco de maleza normal, estaba en medio de un campo dentro de un bosque de árboles gigantes.


-Así que has despertado, al menos no moriré solo-


Y frente a él se encontraba un dragón gigantesco.


Imponente y elegante, sin embargo la gran llaga en su pecho atravesándolo era devastadora, el hombre lo sabía, los dragones en este mundo son tratados como dioses, criaturas increíblemente poderosas que viven aisladas de todas las civilizaciones, ellos no tienen intereses más que en sí mismos y viven apartados del mundo.


Ellos tienen varios reinos en el mundo, sin embargo no había ninguno lo suficientemente cerca, solamente habían dos tipos de seres que podrían herir de esa manera a un dragón, otro dragón…o un dios.


-Supongo que es un reacción un poco normal, ver a un descendiente del clan rojo debe atemorizar a cualquiera-el gran dragón dice en forma de autoburla.


El clan rojo era el segundo clan más fuerte conocido de los dragones.


-¿Qué… te pasó?-


-Mi propio ego me llevó a mi fin…supongo-suspira.


A pesar de que su boca no se mueve el dragón transmite su voz perfectamente, ellos son la cúspide de la magia.


-Entonces parece que también estás en tu lecho de muerte… Morir frente a un dragón, al menos es algo de lo que podría presumir-el hombre sonríe con pesar.


La penetrante mirada de aquel dragón hace contacto con el hombre por varios segundos.


-¿Pasa algo?-pregunta el hombre confundido.


-Noto algo de fascinación en tus ojos, sin embargo no hay nada de miedo, es curioso-


-Hmm… Supongo, del mundo en el que vengo es simplemente imposible toparse con un dragón real, podrías decir que estoy fascinado, aunque es una pena que sea mi fin-


-Cierto… No eres de este mundo-el dragón suspira-Debo disculparme contigo Cristian-


El hombre fue llamado por el nombre que le dieron sus padres, el nombre que tenía en la tierra, bastante sorprendido el hombre hizo un esfuerzo por mantener la consciencia y centró su mirada.


-¿Viste mis recuerdos?-


El dragón asiente con la mirada-Nosotros somos los encargados de regular el flujo de energía en este mundo, la aparición de esas pequeñas brechas no es más que la representación de lo mal que estamos haciendo nuestro trabajo en educar a esos mocosos que quieren alzarse y viajar a otros mundos, si tan solo no tuviéramos ese estilo tan conservador… Es triste, que ahora que estoy por morir puedo ver todo tan claramente-


Lleno de preguntas el joven no supo que decir así que guardó silencio, eligiendo sus palabras.

El dragón emitió una leve risilla-Está bien, nunca había hablado con un humano tan casualmente, tendré una charla contigo… Es todo lo que me queda-


--|--


La historia de los cuatro seres que alcanzaron el título de Dioses y se embarcaron a otro mundo en busca de conocimiento, esa era una leyenda que recientemente había llegado al pueblo, el dragón confirmó su veracidad, así como el hecho de que, ese hecho era el que había causado la distorsión entre ambos mundos y había creado esas pequeñas brechas que conectaban los mundos.


Usualmente solo pasaban algunos animales o insectos, sin embargo esta era la primera vez que se sabía de un caso donde un humano llegara al otro mundo.

La raza de los dragones tenía el deber de controlar el flujo de energía en este mundo para que este no colapsara y se fusionara con el otro mundo (la tierra) ya que esto desencadenaría el Apocalipsis.



De 1 a 6 que tanto te gusto?

0

De 1 a 6 que tanto te gusto?

0


Comentarios 0

Escribe un comentario


 

enviado por Bejeveg

sexo Masculino

pais 1053 (Nivel 5)

pais 96 Gemas

Mas sobre el autor
Te gusto esto?

Mas temas de Bejeveg

Estadisticas: