Ver fondo
[x]

Atlanta Academy 2: Parte 10 fanfic fanfic


hace 3 meses Popularidad 204 Visitas


Christian


Su madre era una buena mujer, una persona responsable, amable que atraía personas con problemas y su aura sanadora lograba corregirlas, era el tipo de mujer a la que podrías admirar e incluso sentir que te querrías volver mejor solo para responder a sus expectativas.


Ella y su padre cayeron enamorados, fue increíblemente rápido tanto que ella fui incapaz de notar realmente como era la persona de quien se enamoró.


Pasó el tiempo, tuvieron una gran vida juntos y formaron una pequeña familia, primero vino su hija mayor y después el pequeño y consentido hermano menor. Las cosas fueron muy bien al comienzo sin embargo todo empeoró cuando, tan solo pocos años después de haber nacido el hijo menor la madre cayó enferma.


Cáncer, la palabra a la que probablemente la gente más le teme, en aquel entonces aun con el dinero que fueron capaces de conseguir fue imposible curarla, a los meses ella dejó este mundo.


El dinero, felicidad y esperanza desapareció para siempre en su hogar, con el fin de poder pagar sus deudas el hombre tuvo que trabajar día y noche, su estabilidad mental había decaído pues su principal razón de existencia desapareció para siempre.


Al inicio vio en sus hijos un reflejo de su amada y fue capaz de seguir adelante, sin embargo ese amor incondicional fue convertido por causa de la desesperación en odio y sentimientos negativos.


“¿Por qué me dejaste? ¿Realmente me amabas? No debiste dejarme, eras todo lo que necesitaba” El hombre suplicaba a la luna las noches en que sentía que iba a romperse.


Su madre siempre tuvo una constitución débil y ese aspecto lo heredó el hijo menor así como su aspecto delicado y suave, a menudo era confundido con una chica y debido a eso sufría acoso en la escuela.

La hermana a menudo salía de la casa, el joven se sentía solitario pero sabía que lo hacía para ser capaz de evadir la realidad, todos los arranques de ira ella los tomaba siempre defendiendo a su hermano menor, ella tomaba todo ese dolor para sí misma y era capaz de soportarlo.


El joven realmente amaba a su hermana, era una gran mujer con un carisma enorme, ella era inteligente, hermosa, amable, platicadora, cuidadosa, cálida y cuidaba muy bien de él. Su hermana solía decir que no tenía amigos o que se la pasaba sola en la escuela debido a su timidez aunque el joven no la entendía, ella la mejor persona que jamás conoció.


Por eso era tan doloroso para él verla asumir todo el dolor, todos los maltratos, todos los insultos, toda la basura que la persona conocida como su actual padre ahora escupía sobre ellos…y entonces llegó.

Un día su hermana llegó muy feliz a contarle sobre el primer amigo que había hecho, le contó acerca de su curioso primer encuentro, acerca de cómo ese chico la vio un día siendo maltratada y llegó vistiendo una capa, sometió a todos y la salvó tal como un superhéroe.


Más que celoso se sintió feliz, fue la primera vez en mucho tiempo que veía una sonrisa tan grande plantada en su rostro.


Después de ese día su hermana llegó cada día con nuevas anécdotas distintas, acerca de cómo gracias a este chico tan extraño ella fue capaz de hacer muchos amigos, de cómo solían jugar juntos, hacer travesuras y todo tipo de cosas.


Aunque ella ahora tenía un grupo de amigos las pláticas siempre se tornaban más de un noventa por ciento sobre ese chico, acerca de cómo actuaba, qué hacían juntos, que le gustaba, que no le gustaba, que detestaba; ella sabía todo sin excepción sobre él.


Un persona que podía cambiar su actitud fácilmente y que sufría de dos enfermedades pero de una manera bastante extraña, uno de sus ojos era de color distinto, un hermoso color rojo, sin embargo esto pasaba esporádicamente y estaba conectado con su otra enfermedad, aunque nunca le dijo cuál era esta segunda enfermedad el joven pudo entenderlo.


Aun así ella lo quería, gracias a que comenzaron a pasar todo el tiempo juntos su hermana fue capaz de abandonar ese sentimiento de soledad, ya no hubo ocasiones en la que la molestaran, sufriera de acoso o le robaran sus cosas, el pequeño hermano era muy perceptivo sobre ello y pudo notarlo aun cuando ella nunca se quejó, es por eso que en el fondo de su corazón el hermano se sintió infinitamente agradecido a aquel joven.


Esa felicidad animó a su hermano a volver a la escuela, aun teniendo una constitución débil él soportó el dolor, soportó los acosos, todo lo que el necesitaba eran esas grandes anécdotas que su hermana le traía de sus amigos, él realmente quería conocerlos, pero sabía que no era buena idea que vinieran a su casa, no con su padre.


La alegría de ambos fue tan grande que fueron incapaces de notar como las últimas pizcas de calma en su padre estaban desapareciendo.


Su hermana le prometió que le llevaría a conocer a sus amigos cuando empezaran las vacaciones, así que el joven esperó apasionadamente hasta el último día, día en que fue lastimado por uno de sus compañeros y terminó siendo hospitalizado.


Durmió por tres días, no solo el golpe que había sufrido, el joven también había estado forzando demasiado su cuerpo así que ahora tenía que descansarlo por mucho, cuando despertó, sin entender nada de lo que había sucedido.


Cuando despertó uno de sus tíos estaba con él, entonces después de hacerlo comer y descansar un poco más decidió contarle la historia, la historia desde el punto de vista de la familia de su madre.


Su padre se apartó de ellos poco después de su fallecimiento, cortó todo contacto y llevo a sus hijos consigo sin decirles nada, ya que era su padre legal no podían hacer nada, pero, preocupados por su extraño comportamiento comenzaron a buscarlo.


Entonces, cuando el nombre de Christian fue visto por el hijo de uno de sus tíos que trabajaba en el hospital dieron con él, localizaron su escuela y con ello la dirección de su casa.

Eso les permitió encontrar, aunque tarde, la escena del crimen.


El cuerpo de su padre, con un sinfín de puñadas y varios signos de tortura por todo su cuerpo fue encontrado, así mismo se encontraron con el cuerpo de su hermana escondida en el closet dentro de una caja con signos de descomposición ya un poco avanzados.


La investigación reveló que la hora de la muerte de ambos no coincidió, al parecer su hermana murió pocas horas antes que su padre y claramente su padre había sido asesinado.


El cuerpo de la pequeña tenía huellas de su padre por todas partes, hubo intento de abuso pero no llegó hasta ese punto, se concluyó que su padre intentó violarla pero ella se negó tanto y entonces el padre en medio de un arranque de ira la golpeo hasta morir.


Lo que vino después fue lo más extraño, no había rastros de alguien entrando a la casa, ventanas rotas o forzadas, tampoco hubo reportes de parte de los vecinos de alguien sospechoso entrando a la casa, sin embargo muchas de las heridas eran a la altura del estómago, se tomó la posibilidad de un niño pero se dejó en duda debido a que el asesinato había sido demasiado brutal.


Al final todo quedó de esa forma, el joven pasó por un tiempo muy duro después de eso, tuvo un depresión por varios meses de la cual fue apenas capaz de recuperarse gracias a la familia de su madre que lo acogió, cuidó e incluso lo estuvo mandando a terapias.


Aun así era herida no desaparecerá jamás, la culpa, el remordimiento de pensar de que si tan solo no hubiera forzado tanto su cuerpo o si hubiera sido capaz de soportar un poco más el habría estado en su lugar, sí, él pensó que sería mil veces mejor si el asesinado hubiera sido él.


Durante mucho tiempo la duda quedó en su corazón, su hermana era una persona increíblemente buena y honesta, sin embargo, si lo quisiera ella habría sido capaz de manipularlo y escapar, pero nunca lo hizo.

“Después de todo es nuestra familia y lo amo” Tales palabras amables… Él nunca pudo entenderlas.


Él decidió volverse más fuerte, lo suficiente para poder afrontar la realidad, siempre estuvo mirando al frente sin importar que tan duro lo tratara la vida, jamás se quejó en su casa, siempre afrontó su futuro sin importar qué, decidió que alcanzaría la felicidad y se volvería alguien de quien su hermana pudiera estar orgullosa.


Solo así sería capaz de, cuando llegue el momento, pueda mirarla a la cara.


--|--


-Es por eso que yo…es por eso que yo… ¿Erick?-


-Está bien Christian, está bien ahora, así que intenta descansar un poco, ¿está bien?-


Sé que dije que sería hacerlo pero simplemente no puedo ignorarlo, no puedo simplemente mirarlo con pena y decir “lo tuviste duro” a alguien que acaba de abrir su corazón de esta forma.


Algo en mi arde con ira, este sentimiento de molestia, angustia y tristeza, no sé qué es pero es realmente difícil contenerlo pero aun así… Quiero calmarlo, así que todo lo que puedo hacer es abrazarlo y palmear su cabeza, tal como una madre amorosa haría.


Él no se resistió, su sorpresa se convirtió en una expresión de felicidad que lo hizo envolverme mientras sonreía.


-¿Sabes? La persona de la que siempre hablaba mi hermana, por alguna razón me recuerdas a él, la forma en que me salvaste aquella vez, tu amabilidad y tu forma de ser… Sé que no eres él pero me alegra que te parezcas, porque así logré conocer a una gran persona…en serio…gracias-


Durante alrededor de veinte minutos nos quedamos de esta forma.

 

 

 

 

De 1 a 6 que tanto te gusto?

0

De 1 a 6 que tanto te gusto?

0


Comentarios 0

Escribe un comentario


 

enviado por Bejeveg

sexo Masculino

pais 1218 (Nivel 5)

pais 99 Gemas

Mas sobre el autor
Te gusto esto?

Mas temas de Bejeveg

Estadisticas: