Ver fondo
[x]

Amor continuo.-Parte 8 fanfic fanfic


hace 19 dias Popularidad 327 Visitas


Suegra

Su madre inmediatamente pidió permiso para usar la cocina y en menos de una hora preparó un gratinado de papas y carne bastante bueno.


-Adelante, sírvanse-nos invitó con un gesto amable.


Con una sonrisa nos invitó a comer el gratinado más delicioso que había probado en mi vida.


Mientras comía recordaba lo que sabía de ella gracias a Cristina. La madre de Cristina, Serena, es una mujer “normal” que conoció su padre el antiguo último heredero de la familia durante la preparatoria, ella era una mujer muy inteligente pero demasiado despistada y débil, su padre la protegió cuando ella era víctima de acoso y se volvieron amigos.


El padre de Cristina era casi el heredero perfecto, fuerte, lógico, inteligente, talentoso, amable. Incluso había sido aceptado como el heredero sin necesidad de tener una pareja, sin embargo él se negó replicando que aun necesitaba algo.


Aún no había entendido su propio corazón, respondió que no importa que tan fuerte fuera emocionalmente, actualmente, si no conoce a fondo todas las emociones que puede experimentar no será un heredero digno, es por ello que el eligió quedarse con Serena quien había despertado un gran interés en él.


Actualmente Serena es la única persona a quien el padre de Cristina reconoce como una  igual, al menos dentro de su familia y según Cristina le tiene miedo porque su madre es bastante aterradora cuando se enoja, sin embargo nadie ha visto esa faceta de ella más que su padre.

Después de comer nos sentamos todos en la sala.


-Supongo que ya lo habrás anticipado pero he venido a presentarme formalmente en nombre de los padres de Cristina, soy la esposa del actual jefe de familia, Serena Jarez de la Cruz…llámame mamá de ahora en adelante-sonrió.


-… Eso es un poco…-


Su madre me miró con una expresión increíblemente tierna por varios segundos, no pude resistir y terminé aceptando.


-Entiendo…mamá, mi nombre es Erick Alejandro García Sanz, soy el actual prometido de su hija-


Ella asintió feliz-Estuve preparando algunas cosas así que no pude venir antes, tengo un regalo para ustedes-ella sacó de su bolso un par de pequeñas cajitas, en ellas venían anillos de plata-


Es un pequeño regalo para ustedes por su compromiso-


Un par de sencillos anillos de plata pero muy hermosos con un diseño de flores y nuestros nombres grabados por dentro.


-Esto…muchas gracias, pero esto… ¿No se supone que aún no soy completamente reconocido?-Cristina tomó un anillo y lo puso en mi mano como si yo  fuera la dama-¡Hey! ¿Ya los usas tan rápido?-


-Para eso son los anillos, ahora es más fácil identificar a mi prometido-asintió Cristina.


-Eso es por el serio de mi marido, yo ya te he aprobado así que puedes tomarlo como un presente, no son anillos muy caros, pero creo que el diseño es bonito y no llama mucho la atención asintió, deberías poder usarlos sin problemas-


-Ya veo…gracias-


Ella dice aquello de manera natural pero en sus palabras… Es consciente de que si fuera algo caro o vistoso probablemente me habría negado y sería peligroso usarlos por donde vivo, así que ella los eligió con eso en mente.


-Nunca me ha gustado eso de vestir o comprar cosas exageradamente caras, creo que entiendes mi sentimiento, ¿verdad?-preguntó con una sonrisa, yo asentí-A decir verdad siento un poco de empatía por ti, estuve en una posición similar a la tuya pero yo no fui reconocida hasta el final, por eso quiero cambiar eso y apoyarte-ella se acercó y palmeó mi cabeza-Eres alguien que está dispuesto a proteger su felicidad, ¿verdad?-


Asentí.


-Eso no solo involucra a Cristina, ¿cierto?-


Nuevamente asentí-Mi familia, mis amigos, yo mismo…Todo lo que me rodean-


Serena me vio por algunos segundos, una mirada cálida pero extrañamente pesada-Sí, como supuse lograste pasar, sabía que mi hija había encontrado un buen hombre-


Cristina es completamente inmune a esta clase de situaciones usualmente, pero ahora, que se trata de su madre, la hace avergonzarse un poco, en este momento no habla porque no sabe que decir y está avergonzada, es bastante linda.


-Como madre hice lo posible para enseñarle a mi hija el corazón humano, sin embargo tuvo que pasar por la enseñanza para convertirse en heredera. Aun siendo su madre no puedo enseñarle la fuerza de la amistad o lo hermoso del amor de una pareja, estoy muy feliz de que hayas decidido enseñarle ello, por favor continúa apoyándola-sonrió.


Cristina tomó su mochila-Iré a llevarla al auto-y salió disparada.


-Escapó-sonreí.


-Esa niña, hace unos meses una situación como esta era completamente inimaginable, es realmente increíble la forma en que uno cambia cuando conoce a la persona adecuada-


Sus palabras estaban llenas de nostalgia.


-¿Sabes? Mi esposo dice que fue salvado por mí pero yo no creo del todo que sea así, él es una persona maravillosa que me salvó a mí, desde aquel día en que nos comprometimos oficialmente juré dedicar cada fibra de mi ser para volverme una persona digna de estar con él, para poder protegerlo-


-…-


-Cuando Cristina me contó acerca de tus ideales y tu forma de pensar supe que eras la persona adecuada, ¿sabes? Fue lo mismo que mi dijo su padre en el pasado “protegeré mi felicidad y eso te incluye porque sin ti… yo no puedo ser feliz”. Yo no pude decirle esas palabras porque no tenía el valor en aquel entonces, es sorprendente que tengas claros tus ideales tan pronto-


-No soy tan sorprendente-suspiré con nostalgia también-En el pasado muchas veces fui excluido porque era incapaz de encajar, pasé una vida entera fuera de ese molde “normal” y sé que muy dentro de mí quería pertenecer a ello, no me arrepiento de quien soy ahora pero sé que mi persona actual es resultado de esos deseos. Cristina me prometió algo el día que nos comprometimos “Yo no desapareceré” dijo, fue la primera vez que la escuché hacer una declaración tan irracional pero…Me hizo realmente feliz, que significara tanto para una persona-


*Abrazo*


Un agradable aroma a perfume, relajante y por alguna razón nostálgico. Antes de haberme dado cuenta había sido abrazado por Serena y quien acariciaba mi cabello con dulzura.


-Todos tenemos preocupaciones, todos somos débiles en el fondo, todos somos humanos. Las personas obtenemos esperanza de los demás y la esperanza nos hace fuertes. Une tus talentos Erick, puedo asegurarte de corazón, mi hija jamás ha mentido  y si ella te hizo esa promesa la cumplirá-


-…-yo, estuve a punto de llorar.


Después de unos segundos ella me liberó, y me sonrió con amabilidad.


-Dejaré a mi hija en tus manos, sé que tú puedes salvarla-


-¿No estoy yo siendo salvado por ella?-respondí con voz entrecortada.


-Eres muy humano Erick que hasta te envidio un poco, estoy seguro que en un poco de tiempo serás una persona igual de fuerte que mi esposo, al igual que mi hija-


Después de algunos segundos siendo calmado por Serena el ambiente volvió a la normalidad, Serena recogió sus cosas, el sonido del auto de mi madre y mi hermano, ellos habían llegado justo cuando iban de salida.


“Soy la madre de Cristina, por favor cuiden de mi hija.” Ella saludo a mi familia de forma elocuente.


Una figura delgada y cuidada, cabello castaño y ojos oscuros pero increíblemente hermosa, una mujer que sobresalía con solo mirarla un poco pero de alguna manera ella tenía ese ambiente de tranquilidad, tanto que uno se sentía cómodo con solo tenerla cerca, como una madre.


Cristina se había escondido en la limosina en la que su madre vino.


-¡Bien! Hora de tener una charla de chicas-sonrió su madre-Prepárate hija-


-…si-Cristina lucía bastante confundida.


El hombre que conducía era el actual mayordomo en jefe, este vino a mí y me saludó. Antes de retirarse me dijo algo desde dentro del auto.


-Tengo que corregir mi declaración del otro día, actualmente ahora hay dos personas a las que temo, la señora Serena también es una persona muy aterradora en un sentido distinto al de su esposo-


-… ¿Se pelearon?-


-No, se enteró de lo que te dije cuando vine a hablar contigo, ella realmente te aprecia así que le molestó la manera ruda en que te traté. No me disculpé por mis acciones así que ella me retó a un duelo…Y perdí-


-…Lo tienes duro-


-Desde hace diez años solamente he sido derrotado en un mano a mano por dos personas, mi maestro, un ex –marino ruso y la señora Serena, no la hagas enojar-


Dijo aquello y encendió el carro. Cristina y Serena me despidieron desde dentro.


Voltee con mi familia que llevaba un rato mirándome, luego al anillo en mi mano, luego a mí…Y así sucesivamente.


-Así que no mentías-dijeron a la par.


-Les dije pero no me creyeron-suspiré.


-Pensar que mi poco social hijo que comprometió con la heredera de una enorme compañía…-


-“Para gustos los colores” supongo-replicó mi hermano-Pero rayos, esa chica y su madre eran increíblemente lindas, arruinarás el linaje.


-Sí, sí, perdón por ser horrendo-


Cuando Serena habló con ellos los trató de igual a igual de la misma forma en que lo hace Cristina, sin embargo esto es algo que ya había pasado antes cuando Cristina los conoció antes de comprometernos.


-Respeto a tu familia pero ellos no tienen nada de ti más que algunos hábitos, es extraño-


Sí, eso es cierto, de mi familia, probablemente de toda la familia en general soy el más extraño. Pero bueno, ya no creo que sea algo malo.


De 1 a 6 que tanto te gusto?

0

De 1 a 6 que tanto te gusto?

0


Comentarios 0

Escribe un comentario


 

enviado por Bejeveg

sexo Masculino

pais 1131 (Nivel 5)

pais 99 Gemas

Mas sobre el autor
Tags
Te gusto esto?

Mas temas de Bejeveg

Estadisticas: