Ver fondo
[x]

Amor continuo: Final fanfic fanfic


hace 2 meses Popularidad 530 Visitas


Porque te amo

Antes de darnos cuenta había pasado otro año, hoy en día las cosas habían cambiado de una forma increíble.


“Con el fin de que aprendan a vivir juntos y se conozcan mejor como personas deben rentar un apartamento y vivir solo en él” Frank declaró aquello hace ya tres meses.


Dejé a mi familia cuidarse por su cuenta y me mudé junto con Cristina, nos casamos ya hace cuatro meses así que no hubo ningún problemas por mis padres.


El apartamento es en realidad una casa sencilla, tres cuartos, un baño con tina, cocina y sala separadas. Utilizamos un cuarto para dormir  y cada quien posee un cuarto separado con otra cama y todas sus cosas, así como un escritorio donde estudiamos por separados.


Cuando tenemos que hacer cosas juntos lo hacemos en la sala la cual está llena de libros y tiene una televisión enorme donde solemos ver películas los fines de semana.


Desde que me casé con Cristina comencé a recibir algo similar a un sueldo, ayudo a mi esposa quien a su vez ayuda a la empresa con tareas de oficina y doy mantenimiento al equipo de cómputo casualmente en el hospital que está bajo el grupo de empresas de Frank.


Gracias a eso tenemos una buena cantidad de dinero, al menos yo no poseo tanto como para derrochar pero si para tener una vida decente y aportar a mi familia semanalmente. Pensé en trabajar medio tiempo pero Serena y Cristina me detuvieron.


Ciertamente, Cristina suele estar muy ocupada recientemente así que es mi deber encargarme de las labores de la casa y la cocina. Soy el único que sabe cocinar decentemente, estoy enseñando a Cristina ocasionalmente a realizar los labores de la casa, todo este tiempo ella había concentrado todo de ella en estudiar y volverse una buena heredera pero desde que nos casamos ha comenzado a ganar un interés por esta clase de cosas.


En cuanto a mí sigo estudiando mi carrera normalmente, por motivos de seguridad Cristina y yo somos trasladados por un chofer particular y también somos vigilados siempre que salimos, es incómodo al comienzo pero uno se acostumbra.


Desde aquel día algo cambió en nosotros, fue quizás que tomé un poco de la realidad que nos hizo entender la posición en la que estábamos.


Comencé a centrarme demasiado en los estudios, al grado que comencé a tener problemas físicos debido a la fatiga, dejé de hablar mucho con Cristina y ella pidió apoyo a Serena.


Serena y mi madre me regañaron, ese día llegamos a un acuerdo entre Cristina y yo, decidimos que nosotros nos podríamos límites y frenaríamos al otro cuando este se saliera de control.


Ya varios meses de ello y estoy muy agradecido, he sido detenido un sinfín de veces por Cristina cuando me dejo ir por completo en algo y también algo lo mismo con ella que al parecer comenzó a tomar este mal hábito mío.


Cristina era una persona muy talentosa en todos los aspectos, era como mirar a una mujer que tiene mayores capacidades en todo sin excepción, por otro lado yo soy una persona que solamente posee dos talentos y fuera de allí solamente es una persona normal.


Sin embargo en las áreas que involucran mis talentos dejó muy por detrás a Cristina, así que yo hago de su tutor y ella del mío respectivamente.


El día que nos casamos Cristina fue reconocida como heredera finalmente…O más bien, nuestro matrimonio fue reconocido como “heredero”.


“No aceptaré que solo uno quiera tomar el cargo, si ambos no están involucrados no lo aceptaré” declaró su padre. Frank y Serena ya habían determinado que Cristina era adecuada para el puesto pero querían que estuviéramos juntos porque, cuando yo estaba con ella, Cristina sonreía con naturalidad.


Es pretencioso decirlo pero fue debido a mi aparición en su vida que ella descubrió su propio corazón y logro dominarlo, ella ahora está completa y solamente necesita entrar poco a poco a su nueva posición.


En cuanto a mí, aun en este punto dentro de mi corazón no me creo capaz de cumplir con las expectativas de todos pero eso ya no importa. “Confío en ti, así que no necesitas probarme nada, solamente quiero que seas como eres actualmente” eso es todo lo que necesito dentro de mi corazón.


Es la segunda vez que esto sucede dentro de la larguísima historia de la familia de Cristina, donde un matrimonio como tal se vuelve el “sujeto a cargo”. Los primeros fundadores, los hombres que dieron a conocer el apellido Alzar por el mundo fueron igual que nosotros.


E igual a nosotros ellos eran conscientes de su mutua dependencia, en aquel entonces fueron muy criticados por ser tan unidos porque, si uno llegaba a ser asesinado, raptado o similar la familia se derrumbaría.


Pero eso jamás sucedió, cuenta la historia que su nivel de prevención era tan grande que jamás lograron poner un solo dedo en ellos después del día de su matrimonio y es por ello que hemos decidido seguir su ejemplo.


Obviamente esa clase de decisión jamás sería aceptada por los directivos, hemos creado un plan de acción en caso de que alguno de nosotros llegue a faltar, sin embargo es algo que no queremos llegar a utilizar.


Somos conscientes de que podríamos llevar la empresa por propia cuenta en separado, solo hace falta uno de nosotros para sostenerla pero de esa manera ninguna sería feliz.


Sí, después de todo ese es el objetivo de vida que me he puesto.


Puede ser una idea muy sencilla y obvia pero involucra un sinfín de eventos, es precisamente porque uno desconoce qué necesita hacer para volverse feliz que plantee esa meta.


Sin importa que me depare el mundo, sin importar que tenga que hacer, yo seré feliz.


Y mi felicidad está al lado de la persona que amo, de mis amigos, de mis pasatiempos, de mi trabajo, de todo lo que me rodea y genera una sonrisa en mi rostro.


--|--


-¡Bien! Hora de un descanso-


El cabello de Cristina cae sobre mi cabeza y nubla mi vista, escucho el cerrar de mi ordenador.

-Pero no me faltaba tanto…-repliqué.


-Ya has terminado lo esencial, no podrás disfrutar de una luna de miel si te preocupas solamente por la seguridad, además papá también está apoyando-


Cristina tomó mi brazo y comenzó a llevarme fuera del hotel. Así es, meses después de nuestra boda, finalizando nuestro semestre en la primera semana de vacaciones hemos venido a una playa dentro de una isla privada de un amigo del padre de Cristina, sus hijos son amigos nuestros y también están por aquí.


Esta playa es rentada para eventos exclusivos o para reuniones ocasionales de personas que buscan un lugar seguro para descansar. Todo esto fue el regalo de boda de parte de sus padres.


Cristina viste un hermoso vestido blanco con adornos de flores.


-Qué nostalgia, hace mucho que no vestías algo así-sonreí.


-Tu madre me lo regaló antes de venir, “mi hijo tiene un extraño fetiche con los vestidos de una pieza” dijo-respondió mientras me guiñaba.


Tenemos prometido no hablar de nada relacionado al trabajo, justo ahora es el momento de disfrutar de nuestra felicidad.


Bajamos al primer piso del hotel, en recepción estaba un chico bastante delgado de tez pálida y ojos rasgados, en cuánto nos vio se acercó a nosotros con una sonrisa.


-Kyouma, así que has llegado-sonrió Cristina.


-Ya van varios meses amigo, es bueno verte-saludé.


-No puedo dejar a mis amigos sin un anfitrión, padre está ocupado así que no podrá venir hasta pasado mañana, así que yo seré su guía durante la semana-respondió con un tono serio pero una sonrisa amable.


Kyouma es el hijo de Sakamoto Ryujin, el amigo de Frank dueño de esta isla y dueño de la corporación Ryujin, que cuenta con un sinfín de hoteles por todo el continente asiático.


Este chico se volvió mi amigo a pesar de ser discriminado por el en un comienzo, estaba bastante seguro de mi identidad como un farsante y me retó en un duelo de conocimientos, obviamente perdí contra este genio en todo menos en matemáticas.


Era el área donde poseía más confianza y lo derroté por mucho, desde ese entonces comenzó una especie de rivalidad extraña que se mezcló con amistad.


Kyouma nos mostró el bar subterráneo, las diferentes piscinas que había por toda la playa, las aguas termales artificiales, el spa y por último la playa.


Pasamos todo el día de un lado a otro platicando ocasionalmente con las demás personas que vienen aquí, muchos de ellos son personas que jamás he visto y es porque son personas que viven escondidos de la sociedad. Desconozco sus funciones y cómo tienen tanto dinero como para venir aquí pero eso no importa, a decir verdad todos se comportan amables pues vienen a disfrutar al igual que nosotros.


Terminó cayendo la noche, pasamos algo de tiempo en el bar y terminamos caminando tomados de la mano por la playa en la madrugada.


Había bebido bastante pero aún estaba bien, Cristina no es muy buena con el alcohol así que estaba algo preocupado por ella, cuando se emborracha suele volverse más emocional y directa, la primera vez que me tocó tratarla borracha me juró amor eterno y me propuso tener un hijo ya.


Estoy muy preocupado, hay muchas cosas que quiero hacer antes de tener un hijo, Serena le ha metido un montón de ideas raras aprovechándose de que ella ahora se comporta como una persona normal y es influenciable por sus seres cercanos.


-Es una linda noche, el cielo es claro y las estrellas brillan hermosamente-comentó Cristina bastante feliz.


-Luces bastante feliz hoy, me alegra que te hayas divertido tanto-sonreí.


-Sí, todo el estrés acumulado siento que ha desaparecido, sería bueno venir ocasionalmente-


-Aunque siento que es demasiado caro…-


-No me importa si eso me permite venir contigo, aunque sea solo un fin de semana-murmuró avergonzada.


-… Está bien, creo que si es ocasionalmente podemos hacerlo-respondí igual de avergonzado.


-Es gracioso…hace solamente dos años era un candidata a heredera que buscaba sin cesar a las personas adecuadas para enseñarme sobre las emociones…-


-Y ahora eres la heredera oficial que ha comenzado a imponer su presencia poco a poco-completé.


-Somos, eres parte de mi familia ahora Erick-


Apreté un poco más su mano-Y tú de la mía, aunque no signifique mucho-


-¿Sabes? Aún sigo sin comprenderlo, he investigado todo tu árbol genealógico y no existen rastros de una persona similar a ti en ningún aspecto, pero las pruebas de ADN pruebas que eres parte de su familia-


-Si… siempre me he sentido defectuoso-reí ligeramente.


-No… Para mí es más como un milagro-


*Latido*


Ella realmente se ha vuelto buena con las palabras, cuando ella se lo propone caigo sin vacilar con solo una o dos oraciones.


-Y justo hace poco mi “milagro” estaba platicando muy feliz con dos hermosas chicas…-apretó mi mano con fuerza mientras decía molesta.


-Sabes que no lo hice con esa intención…-


Es sorprendente, creo que es la primera vez que ella declara sus celos de esta forma.


-Lo sé pero… aun así me molesta-Cristina se tiró sobre la arena y me jaló con ella, caí a lado suyo, ella enrolló sus brazos sobre mi espalda y brazo izquierdo-Es tu castigo, debes quedarte así conmigo hasta el amanecer-


-Está bien, pero si te duermes no puedo garantizar que no te haré nada-mostré una sonrisa lasciva-Quién sabe que me haga hacer el alcohol-


-No me importaría…Si lo haces-murmuró avergonzada-


*Latido*


Rayos, olvidé que ella se vuelve de esta forma cuando estamos solos. Tomé aire y volví a la realidad, si hiciera algo muy probablemente seríamos vistos por las personas a lo lejos.


Miré al cielo, recordando mi pasado poco a poco.


-¿Recuerdas la pregunta que me hiciste cuando tu padre intentó probarme?-


Cristina lucía confundida, negó.


-“¿De qué color es mi corazón?” En el pasado, podía imaginarme el alma de las personas a través de relatos, más no por sus acciones, cuando escuchaba o leía mucho sobre alguien me hacía una imagen de esa persona con colores que representaban el contenido de su alma, jamás fui capaz de ver el color del corazón de una persona mirándola a los ojos, hasta aquel momento-tomé aire-El día de nuestra boda, cuando nos prometimos estar juntos por siempre, cuando hicimos una promesa lógicamente imposible, lo vi por primera vez, tu alma es un hermoso rosa cuando estás avergonzada, un resplandeciente azul cuando sonríes, un acogedor verde cuando estás preocupada por mí, un aterrador rojo cuando estás molesta…


 Pero el día que nos casamos vi algo distinto, vi en tus ojos todo el tiempo que pasamos junto, vi su reflejo como una gran imagen cuyos colores es imposible describir para mí, porque ha sido lo más hermoso que he visto. Porque es el corazón de la mujer que amo-


-…-


Probablemente haya sido una de las frases más vergonzosas que haya dicho en mi vida pero no me siento arrepentido, es lo que realmente creo.


Gracias a ella estoy aquí.


Por ella he vencido mis miedos y ya no hay nada que me retenga.


Ella me dio un nuevo enfoque en mi vida.


Así que yo haré todo lo que pueda, sin importar qué para verla sonreír.


Tal como ahora, como ayer y como siempre.


-Te amo Cristina-


-Realmente me alegro de haberte conocido, estos sentimientos no pueden estar equivocados, te amo desde el fondo de mi corazón Erick-


El camino que nos depara es duro, pero eso realmente no me importa, es una frase muy usada pero realmente de esa manera porque…


“Jamás creí que mi vida terminaría de esta manera, pero no me arrepiento, haber puesto mis ojos en él. A veces la duda surge en mí, si no me hubiera interesado en él, si no hubiera dado el primer paso ¿El estaría conmigo?...Sin embargo cada que lo veo sonreír, aun si es pretencioso pienso que nadie podría haberlo hecho así de feliz. Es por eso que…”


Si estoy a su lado…


“Si Erick está conmigo…”


Puedo hacer lo que sea.


~El mundo en paz, un sueño lejano, un sueño por cumplir, un sueño que puede ser real…Que el mundo siga en paz por favor~


~Por ahora y por siempre~


De 1 a 6 que tanto te gusto?

0

De 1 a 6 que tanto te gusto?

0


Comentarios 0

Escribe un comentario


 

enviado por Bejeveg

sexo Masculino

pais 1218 (Nivel 5)

pais 99 Gemas

Mas sobre el autor
Tags
Te gusto esto?

Mas temas de Bejeveg

Estadisticas: